Ubicado en el barrio de Batán, el colegio San Buenaventura (c/El Greco, 16) ha venido celebrando los 50 años de una andadura educativa que comenzó hace medio siglo de la mano de los padres Franciscanos Conventuales.

El próximo 1 de octubre, domingo, el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, clausurará los actos conmemorativos. Lo hará con una solemne celebración de la Eucaristía, a las 13:00 horas, en la que participarán los feligreses de la parroquia Nuestra Señora del Rosario (Plaza de los Franciscanos, 3) y los miembros del centro educativo (dirección, profesores y alumnos acompañados por sus familias). Con el prelado concelebrarán los sacerdotes franciscanos conventuales de las comunidades de San Buenaventura y Nuestra Señora del Rosario.

Publicado en Madrid

Esta semana se celebran las fiestas populares del barrio de Lucero, en el distrito de Latina. Dentro de ellas, el proyecto de personas sin hogar de Cáritas Madrid (CEDIA) participará en el torneo de Fútbol Sala 'Mete un Gol por la Igualdad' que se celebrará el domingo 24, a las 11:00 horas, en la pista deportiva de la c/ Sepúlveda, al lado del Olivar. Todas las personas participantes están muy ilusionadas y ya han empezado a entrenar para prepararse para el partido.

Durante la semana, miembros de CEDIA participarán también en el concurso de fotografía.

Centro de información y acogida CEDIA 24 Horas

El centro de información y acogida CEDIA 24 Horas es un recurso específico que Cáritas Madrid ofrece a las personas sin hogar, garantizando un espacio físico de referencia al que se puede acudir a cualquier hora.

Es un servicio de acogida personal y telefónica (901 222 223) y de atención a la emergencia las 24 horas todos los días del año. Dispone de:

  • Centro de Día: de 8:00 a 21:00 horas.
  • Centro de Noche: de 21:00 a 8:00 horas. En este horario nocturno se ofrece un espacio estable para el descanso, además de atención social.

Ambos centros prestan servicios orientados a la inclusión social (acogida, información, orientación y recogida de datos; atención y seguimiento social; proyecto de intervención personal; atención psicológica; áreas de talleres ocupacionales programados y actividades abiertas). Asimismo, estos centros forman parte de la Federación de Asociaciones de Centros para la Integración y Ayuda a Marginados (FACIAM).

Una comunidad de religiosas de la congregación Amistad Misionera Cristo Obrero (AMICO) colabora en el proyecto.

En el año 2016 se atendieron a 1.419 personas sin hogar, acompañadas por 65 voluntarios. El 82% de las personas atendidas son hombres, el 45% españoles, el 76% no tienen ingresos, el 52% es menor de 40 años y el 36% no tiene tarjeta sanitaria ni empadronamiento.

Publicado en Madrid

La parroquia san Miguel Arcángel (c/General Ricardos, 21), de Carabanchel, celebrará la fiesta de su santo patrono el próximo 29 de septiembre, viernes.

En esta jornada, tomará posesión el nuevo párroco, Miguel Ángel Torrente. Lo hará en el transcurso de una Misa solemne que se celebrará a las 20:00 horas en honor al titular de la parroquia. Presidida por el vicario episcopal de la VI, Jorge Ávila, concelebrarán el nuevo párroco y sacerdotes de la parroquia y del arciprestazgo. Al finalizar la Eucaristía, habrá un encuentro festivo con los feligreses.

Publicado en Madrid

El sacerdote Claudio García Hernández ha sido nombrado nuevo párroco de San Pedro Apóstol (Plaza Seis de Diciembre, 1), de Carabanchel.

El próximo 24 de septiembre, domingo, tomará posesión de su nuevo cargo e inaugurará su ministerio. Lo hará en el transcurso de una solemne Eucaristía concelebrada presidida por el vicario episcopal de la zona, Jorge Ávila, a partir de las 12:30 horas.

Ordenado el 20 de junio de 1980, Claudio García Hernández desempeñaba su ministerio sacerdotal en la parroquia Visitación de Nuestra Señora (Pico de los Artilleros, 82) desde el 23 de febrero de 1996.

Publicado en Madrid

El hogar del paseo de la Ermita del Santo 46, de las Misioneras de la Caridad, está acogiendo los actos litúrgicos organizados por las religiosas con motivo de la festividad litúrgica de su fundadora, santa Teresa de Calcuta, quien falleció hace 20 años.

Este lunes, 4 de septiembre, concluyó la novena celebrada desde el pasado 27 de agosto en su honor. La adoración dio comienzo a las 17:30 horas, para continuar con una charla.

Y este martes 5 de septiembre, fiesta de la santa, se celebrará una solemne Eucaristía. Presidida por monseñor Juan Antonio Martínez Camino, SJ, obispo auxiliar de Madrid, la Misa dará comienzo a las 19:00 horas.

Publicado en Madrid

Desde el jueves 3 de agosto el centro de información y acogida CEDIA 24 horas va a realizar distintas actividades con las personas sin hogar que acuden al proyecto. Entre estas actividades habrá:

  • Salidas de ocio como las fiestas de la Paloma, excursión a la estación fantasma de metro de Chamberí, a la bolera y a las piscinas.
  • Talleres donde realizarán distintas manualidades.
  • Actividades deportivas.
  • Talleres de género.
  • Un taller de jardinería que se va a celebrar en el centro de Educación Ambiental del Retiro.

El centro de información y acogida CEDIA 24 horas es un recurso específico que Cáritas Madrid ofrece a las personas sin hogar, garantizando un espacio físico de referencia al que se puede acudir a cualquier hora. Es un servicio de acogida personal y telefónica (901 222 223) y de atención a la emergencia las 24 horas, todos los días del año.

Más información en este enlace.

Publicado en Madrid

En el marco del Año Jubilar lebaniego, la parroquia Cristo de La Paz (c/Portalegre, 8) peregrina al monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria) este fin de semana, los días 16 y 17 de septiembre.

Sábado 16 de septiembre: Madrid-Burgos-Potes

  • Salida a las 09:00 de la mañana desde la parroquia Cristo de la Paz (Carabanchel) hacia Potes, con parada en Burgos.
  • Visita a la ciudad de Burgos: paseo por el casco antiguo, plaza del Cid, paseo del Espolón, plaza mayor... Eucaristía en la capilla del Santo Cristo de Burgos, en la catedral. A continuación visita de la Catedral.
  • Comida castellana, en restaurante de Burgos.
  • Llegada y visita al monasterio franciscano de Sto. Toribio de Liébana, santuario, museo de la Cruz y entorno...
  • Acogida de los peregrinos y oración de vísperas, en el inicio de la fiesta franciscana de la «Impresión de las llagas de Nuestro Padre San Francisco».
  • Instalación en el hotel, en Potes, y cena. Por la noche, tiempo libre para disfrutar del pueblo, que ese fin de semana celebra sus fiestas patronales.

Domingo 17 de septiembre: Picos de Europa-Santo Toribio de Liébana-Monasterio de La Trapa-Madrid

  • Desayuno y subida con teleférico a los Picos de Europa (Fuente Dé).
  • Eucaristía del peregrino en el monasterio de Sto. Toribio de Liébana, veneración del «lignum crucis», y envío de los peregrinos, ganando el jubileo lebaniego cumpliendo las condiciones para ello establecidas.
  • Comida típica en un restaurante de Potes.
  • Regreso a Madrid con visita y oración en la abadía cisterciense de la Trapa (San Isidro de Dueñas, Palencia), donde se encuentra la tumba de san Rafael Arnáiz («Hermano Rafael») patrono de la juventud española.
  • Llegada a Madrid (Parroquia Cristo de la Paz), hacia las 21:00 h.

Lignum Crucis

El Lignum Crucis, «madera de la cruz», fue llevado al monasterio de Santo Toribio de Liébana junto a los restos de santo Toribio de Astorga, en la Edad Media. Es el trozo más grande que se conserva de la cruz de Cristo, y pertenece al brazo izquierdo de la misma. Es de una especie de ciprés de palestina y data de la época de Jesucristo, según las pruebas del carbono 14. En la actualidad el leño está serrado y puesto en forma de Cruz, quedando entero el agujero donde clavaron la mano de Jesús.

Desde el año 1961 una comunidad de frailes franciscanos, pertenecientes a la Provincia de Arántzazu, regentan el monasterio de Santo Toribio de Liébana.

Publicado en Madrid

La parroquia de San Roque (c/Abolengo, 10), de Carabanchel, prepara la festividad litúrgica de su santo patrono con una novena. Comienza este lunes, 7 de agosto, a las 19:30 horas, con la bajada de la imagen del santo, para continuar con la Misa. Desde este día, y hasta el martes 15 de agosto, se celebrará a las 10:00 horas una Misa con rezo de la oración de la novena; y a las 20:00 horas, Eucaristía en honor a san Roque, predicada. Además, todos los días se dará a besar la reliquia del santo.

El miércoles 16 de agosto, solemnidad de san Roque, se celebrará una Misa a las 10:00 de la mañana. Y a las 19:30 horas, Misa solemne presidida por el párroco, Juan Antonio Navarro. Al finalizar la Eucaristía, el santo será sacado en procesión por las calles del barrio, para terminar en el pórtico de la Iglesia, donde tendrá lugar un encuentro festivo.

En esta jornada, al término de las Misas, se dará a los fieles el tradicional pan de la providencia de san Roque. Y de 11:00 a 13:00 horas se procederá a la bendición de animales (c/ La Oca, 33).

Durante la novena, y el día de la fiesta, las personas que lo deseen pueden escribir (en una hoja facilitada por la parroquia) sus necesidades, sobre todo de algún tipo de enfermedad, para poner a los pies de san Roque. Durante todos los días 16 de cada mes del año, hasta agosto de 2017, se pedirá por esas intenciones, y se hará conmemoración del Santo, excepto durante el tiempo litúrgico de la cuaresma.

Biografía

A finales del siglo XIII, el gobernador de Montpellier, Juan, y su esposa Libera, vasallos de Jaime II de Aragón, pedían a Dios instantemente premiase sus virtudes dando fruto de bendición a su nobilísima casa. Pero los años de infecundo matrimonio corrían arrebatando la esperanza de prole a la ya anciana Libera, cuando una noche el crucifijo ante el que oraba pareció dirigirle prodigiosamente alentadoras voces, y poco después un feliz suceso llenaba de regocijo la ciudad. La multitud corría al palacio del gobernador real, donde un inesperado natalicio aseguraba la sucesión a la estirpe de Juan y de Libera. El recién nacido mostraba en el pecho y en el hombro izquierdo una cruz rojiza en la piel, como grabada a fuego, signo de su maravilloso destino. Por la robustez del neófito, recibió en el bautismo el nombre de Roca, y por aquel signo misterioso que le adornaba pecho y espalda, el apellido de la Cruz.

Una predisposición natural para la virtud se reveló muy pronto en las costumbres del niño, hasta tal punto que parecía instruido de superior asistencia en la práctica del bien.

A los doce años de edad perdió a su padre y a los veinte a su madre, quedando heredero de cuantiosas riquezas. Es posible que durante la mocedad virtuosa Roque habría frecuentado las aulas universitarias de Montpellier y se hubiera iniciado en la medicina. Apenas quedó libre y dueño de sí, aceptó la regla de la Venerable Orden Tercera de San Francisco, y abrazó la virtud franciscana por excelencia: la pobreza. Vendió sus bienes y los dio a los pobres.

Del lado de allá de los Alpes empezaron a oírse en Montpellier gritos de angustia. La peste se cebaba en la capital del orbe católico y en las principales ciudades de Lombardía. En alas de la caridad, sale furtivamente de Montpellier, atraviesa por trochas y descaminos la Provenza para despistar posibles seguidores de su parentela y entra en Italia pobre y desconocido. Va al encuentro de la terrible enfermedad que despuebla el norte de Italia; hace de médico, de enfermero, de herbolario y de sepulturero. Hacía frente al contagio por todos sus flancos, ofrecía remedio heroico en todas las situaciones de la calamidad pública, derrochaba el bálsamo de la caridad en todos los dolores físicos y morales que la epidemia iba sembrando por todos los caminos. Así llega a una Roma sin Papas, que además de la peste, sufre la cautividad de Aviñón. Su virtud se pone a la altura de la tragedia, y su figura, como encarnación del consuelo y de agente de la misericordia divina, emergiendo a todas horas y en todas partes entre los apestados, cobra el prestigio sobrenatural de lo milagroso. Lo que no era más que caridad heroica, sin límites, aparece a los ojos de los enfermos como poder extraordinario de una fuerza taumatúrgica. La multitud, presa del pavor ante la muerte, aclama a Roque como a un demiurgo celeste que dispone de los poderes de Dios para abrir o cerrar los sepulcros. Y Roque, tan humilde como caritativo, huye de Roma, y cae en Plasencia, tan incógnito e indocumentado como tres años antes había entrado en Roma.

Acude al hospital y prosigue su actuación caritativa junto a las yacijas de los desamparados del mundo. En esta ciudad una llaga asquerosa apareció sobre su carne hasta entonces inmune al contacto de los apestados, y fue un apestado más, tan repelente y despreciado como los que él había arrancado de la segura muerte. Excluido primero del hospital y después hasta de los muros de Plasencia, se interna por el bosque en dirección de los Alpes. ¿Su alimento? Un lebrel cada mañana viene zalamero con un pan en la boca, y, hecho su presente, le lame la llaga de la pierna.

Roque vuelve a Montpellier a los ocho años de ausencia, desfigurado por la enfermedad, los trabajos y la penitencia. Nadie le reconoce ni se acuerda de su nombre. El país arde en guerras y alguien le denuncia como posible espía. El juez le interroga, desprecia su silencio y le manda a la cárcel pública. Allí, el alma de Roque consuma en silencio y en olvido su dejación absoluta en la voluntad divina, viviendo plenamente el «Solo Dios basta». A su muerte, alguien descubre su incógnito, corre la voz de que Roque el noble, el antiguo y generoso magnate ha vuelto a su ciudad y está muerto en la cárcel. Un grito unánime se oye por doquier: ¡Es el mismo! ¡Es el mismo! Los prodigios aparecen rápidamente, ya que Roque sigue haciendo muerto lo que hizo vivo: curar, sanar, purificar los aires mefíticos, expulsar las epidemias y disputar sus presas al dolor y a la muerte.

Publicado en Madrid

La parroquia de San Sebastián Mártir (plaza de la Parroquia, 1) de Carabanchel ha celebrado un triduo como preparación a la festividad litúrgica de Santiago apóstol, que se conmemora este martes, 25 de julio. Organizado por la Hermandad de Santiago Apóstol, con sede en la parroquia, se ha desarrollado los días 22, 23 y 24 de julio, con el rezo del rosario a las 19:30 horas y la Eucaristía a las 20:00 horas.

El martes 25, la Misa solemne en honor al santo dará comienzo a las 20:00 horas. A las 21:00 horas, habrá procesión con la imagen de Santiago Apóstol por la plaza de la Parroquia, plaza de Carabanchel, calles Blasón, Francisco Romero, General Ricardos, Monseñor Óscar Romero y plaza de la Parroquia.

Los actos organizados en honor al santo patrono de España concluirán este miércoles, 26 de julio. En esta jornada, a las 10:00 horas tendrá lugar el tradicional reparto de pan y queso a los hermanos de la Hermandad de Santiago Apóstol; a las 20:00 horas, Misa por los hermanos difuntos; y a las 20:45 horas, asamblea general ordinaria de la hermandad.

Publicado en Madrid

La parroquia Santas Justa y Rufina (c/Santa Aurea, 7) celebra el próximo 17 de julio, lunes, la fiesta de las titulares de la parroquia. En esta jornada habrá una Misa solemne a las 19:30 horas.

La parroquia, que celebró su fiesta con la feligresía antes del inicio del periodo vacacional, atiende a una población de unos 10.000 habitantes.

Historia

Las santas Justa y Rufina nacieron por los años 268 y 270 respectivamente en Sevilla. Era de familia de clase ilustre y distinguida, que vivían sencillamente. Sus padres se preocuparon porque recibieran la mejor educación, al tiempo que les enseñaron el tremendo horror al pecado y el especial amor a la virtud; a rezar todos los días a la Virgen Madre de Dios; y a amar a Jesús, a quien consagraron su virginidad y a quien amaban con especial predilección.

Huérfanas desde muy niñas, el obispo de la ciudad, amigo de la familia, las visitaba con frecuencia para animarlas a perseverar en la virtud y a que emprendieran un oficio para poder ganarse honradamente la vida. Así, montaron en la Puerta de Triana un negocio de alfarería en medio de un ambiente que no les era favorable, ya que los cristianos eran perseguidos a muerte. Para hacerse fuertes empezaban el día oyendo misa y orando. Durante la jornada despachaban en su tienda y atendían las faenas de su propia casa. Eran especialmente caritativas con los pobres. No obstante, su mayor preocupación era la conversión de los paganos. Rezaban por ellos y siempre que tenían ocasión aprovechaban para anunciar el Evangelio y enseñar las verdades de la fe a los ignorantes gentiles. Cuando la persecución era más recia, muchos cristianos amigos pasaban por su tienda para desahogarse mutuamente y animarse en secreto a perseverar en la oración y la penitencia, para estar preparados para lo que Dios quisiera de ellos.

En Sanlúcar la Mayor había un bosque y un templo dedicados a la diosa Salambona. Construida de barro cocido, estaba hueca como un botijo y sujeta por dentro a un armazón de hierro. En aquellos tiempos, el día mayor de fiesta en Sevilla era el primero de junio: se sacaba a la diosa en procesión por toda la ciudad, y varias muchachas iban delante pidiendo limosna para el culto. Al llegar a la casa de las Santas, ellas respondieron que solamente adoraban al verdadero Dios creador del mundo y de todas las cosas, y que no contribuirían al culto de una ridícula imagen de barro. Las muchachas paganas las denunciaron por blasfemas, y los miembros del cortejo destrozaron su exposición de cacharros. Para demostrarles el poco poder de su ídolo, las hermanas le arrojaron algo pesado, con lo que quedó destrozado en mil pedazos.

Las cogieron presas y las llevaron atadas, entre insultos y malos tratos, hasta el Palacio de Justicia. La muchedumbre pedía a gritos su muerte. El Prefecto mandó que las llevasen a la cárcel para castigarlas por el ultraje hecho a la diosa. Ofreció a las hermanas la posibilidad de salvarse, pero ellas no aceptaron adorar a sus dioses. Así, sufrieron los más terribles suplicios: el potro, donde las descoyuntaron los huesos; desnudas, con uñas de hierro les arañaron todo el cuerpo surcando con indecible dolor sus carnes. Abandonadas en los oscuros calabozos, oraron fervorosamente a Dios y se encomendaron con especial ternura a la Reina de los Cielos. El oscuro calabozo se iluminó con celestial resplandor apareciendo en medio de la luz la Virgen Santísima, tan hermosa que les desaparecieron todos los dolores, y, arrobado el espíritu en dulcísimo éxtasis, sintieron en su alma delicias celestiales.

Al día siguiente, bajaron de nuevo los verdugos y, atándolas a unas argollas del techo por los cabellos, las flagelaron a latigazos. Solo cuando las creyeron expirando, las descolgaron y las abandonaron en el suelo, envueltas en su propia sangre. Y antes de abandonarlas, les arrancaron las uñas de los pies. Como nuevo castigo, las ataron a las colas de dos caballos y las llevaron a dar un paseo por lo más abrupto y pedregoso de Sierra Morena. Al terrible dolor de los pies, cada vez más hinchados, se añadía el sofocante calor y el cansancio. Cuando su fatiga llegó al extremo de no poder dar un paso, y agobiadas por los dolores cayeron desvanecidas, fueron trasladadas en los caballos a Sevilla, para que volvieran con vida.

Encerradas de nuevo en los calabozos, Santa Justa tenía calentura y le subió la fiebre. Pidió agua a su hermana, que se puso a rezar y el agua empezó a manar: bebieron las dos la que quisieron. El obispo Sabino, habiendo expuesto su vida y dando mucho dinero a los guardias para que lo dejasen pasar, les dio la absolución y la Sagrada Comunión. Justa falleció esa noche.

Al día siguiente, iban a ser llevadas al anfiteatro para luchar con los leones, y morir entre sus garras. Como una estaba muerta, el Pretor mandó salir a Rufina, que estaba tranquila y serena, y que caminó con paso seguro y firme hacia el centro de la arena, donde se postró de rodillas y, elevando el rostro al cielo, hizo fervorosa oración. El león, hambriento, se acercó a ella, pero una vez a su lado se puso a lamer sus pies. El público, indignado, pidió su muerte, y el verdugo cortó su cabeza: tenía 18 años.

El obispo Sabino recogió sus restos por la noche para darle cristiana sepultura en el cementerio de los cristianos, donde también había enterrado a su hermana. Este cementerio estaba en el mismo sitio donde está hoy la iglesia de los PP. Capuchinos de Sevilla, en la llamada Ronda de Capuchinos. En este mismo lugar hubo antiguamente un templo más pequeño que llamaban "La Basílica de las Santas Justa y Rufina", y cuenta la tradición que el obispo San Leandro, muy devoto de las Santas, lo visitaba asiduamente. Como el templo era pequeño y estaba ruinoso, lo mandó reconstruir mayor, y puso en la fachada una inscripción en latín que decía: «Esta es la casa de las santas vírgenes Justa y Rufina».

Publicado en Madrid
Página 1 de 12

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information