Con motivo de la convocatoria del Papa Francisco a la primera Jornada Anual de los Pobres, el último domingo antes de la solemnidad de Cristo Rey (este año, el 19 de noviembre), que lleva por lema Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino de verdad y con obras (1 Jn 3, 18), el arzobispo de Granada propuso a la diócesis la puesta en marcha de una iniciativa social de producción, distribución y venta de alimentos, de acuerdo con los criterios de la Doctrina Social de la Iglesia, para promover en el mundo rural una cultura comunitaria y emprendedora, y para ayudar a la participación en la vida comunitaria a personas con dificultades de inserción en la vida laboral y social.

La iniciativa fue comunicada por el propio arzobispo a los fieles congregados el pasado domingo día 19, Jornada Mundial de los Pobres, en la Eucaristía celebrada en la catedral.

Gracia’s Food

El nombre de la iniciativa será Gracia’s Food, y tendrá la forma de una empresa social creada por la diócesis de Granada. La Iglesia de Granada aportará a este proyecto, de la forma que se determine, algunos bienes raíces de que dispone la diócesis, y sobre todo, su potencial de recursos humanos. Con la ayuda de los Institutos Lumen Gentium y Laudato Si’, así como de otras instituciones educativas y caritativas de la Iglesia, se tratará de que la obra crezca sin apartarse del espíritu que le ha dado a luz, y sin sucumbir a las trampas de la cultura que rige la economía dominante.

Gracia’s Food es una empresa social que quiere recoger, en este momento de la historia, en los comienzos del siglo 21, la tradición social cristiana, recogida en la Doctrina Social de la Iglesia, y especialmente en sus dos últimos documentos, la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco y la encíclica Caritas in Veritate de Benedicto XVI.

Gracia’s Food es un proyecto económico, pero es sobre todo un proyecto cultural y religioso. Quiere ocuparse de la producción y la distribución local de alimentos de máxima calidad, y sin intervención o con la menor intervención posible de productos químicos; quiere abarcar en sus trabajos todas las fases del proceso de creación de alimentos: desde la siembra o la preparación del terreno hasta el envasado y la comercialización y la venta de los frutos de la tierra y de los productos; y quiere sustituir la cultura de la competición por una cultura de la cooperación.

Gracia’s Food quiere sostener la vida rural, gravemente amenazada en el contexto de nuestra diócesis, y quiere fomentar las culturas locales como alternativa más humana a la cultura y a la economía que hemos creado. Asimismo, quiere sostener economías domésticas pequeñas y locales, así como sostener y crear, donde sea posible, verdaderas comunidades humanas, comunidades especialmente de familias, que cooperan al bien común. Esencial al proyecto de Gracia’s Food es la integración hasta donde sea posible de familias inmigrantes ya establecidas entre nosotros, pero que con frecuencia son víctimas de la misma cultura del interés por encima de todo, de injusticias estructurales, de mafias explotadoras o de otros males. Igualmente, quisiera promover la inserción de colectivos con especiales dificultades de integración.

Gracia’s Food va a trabajar en las parroquias y desde las parroquias, pero está abierta a la colaboración y al establecimiento de convenios con otras instituciones e iniciativas de Iglesia, con empresas de comercio justo, con las administraciones e instituciones del Estado, con otras empresas que quisieran coopera o ayudar en esta tarea social de primera importancia.

    Archigranada

El padre de uno de los tripulantes del submarino argentino desaparecido en aguas del Atlántico ha relatado en Herrera en COPE que se siente esperanzado ante la nueva mancha calórica que ha detectado la armada de EEUU. Una señal y una pista que «nos sigue dando fe y tranquilidad, porque estamos seguros de que los norteamericanos no correrían el riesgo de informar si no estuvieran seguros».

Jorge Bergallo, que también fue tripulante del ARA San Juan, confiesa que aunque ya han pasado algún golpe desde la desaparición «con estas noticias pasamos de la depresión a cierta alegría. El despliegue de medios es enorme y hay miles de marinos combatiendo en condiciones adversas para buscar a seres humanos».

Señala que desde el último mensaje que recibieron del buque, en el que contaban que habían subsanado un fallo y volvían a inmersión, «hay dos opciones, que el fallo hubiera vuelto a salir y hubieran vuelto a la superficie o que se hubieran mantenido en inmersión».

Como ex comandante del ARA San Juan apunta que «en las condiciones en las que estaba la mar, en mi caso habría decidido quedarme en inmersión». Es consciente de la situación a la que los tripulantes se están sometiendo estos días, pero insiste en que «están preparados ante estas emergencias. Todos los tripulantes saben hacer todas las maniobras, eso transmite mucha seguridad. Son un equipo y son conscientes de que lo último que tiene que ocurrir es la necesidad de ser rescatados desde fuera. Tienen que apoyarse mutuamente».

    COPE

Con el lema Somos personas, tenemos derechos, Cáritas diocesana de Getafe celebrará el próximo domingo 26 de noviembre la Jornada de las Personas Sin Hogar con el objetivo de concienciar de la situación que viven los miles de ‘sin techo’ y reclamar los derechos de este colectivo.
 
Con este motivo ha organizado para mañana jueves diversas acciones informativas en la Plaza del Ayuntamiento de Aranjuez, entre las que destaca un ‘flash mob’ que se hará a las 12.00 horas con el lema ‘Somos personas, tenemos derechos’, tras el cual se leerá el manifiesto de la campaña.
 
En este documento se recogen los derechos y las peticiones de este colectivo y el compromiso de Cáritas de que no haya ninguna persona sin hogar.
 
El manifiesto reclama a los ciudadanos que consideren a estas personas como tales y no como «sucios, guarros, mendigos, vagabundos, carrilanos, pedigüeños, indigentes, vagos, gorrones, borrachos, yonquis, viciosos o vividores».
 
También solicita a las administraciones los recursos necesarios y adecuados para que las personas sin hogar puedan salir de esta situación e iniciar una nueva vida.
 
Además, el próximo sábado se celebrará, entre las 10:00 y las 12:00 horas, una jornada de puertas abiertas en el centro de atención a personas sin hogar Albergue San Vicente de Paúl (c/Camino del Mar Chico, 1. Aranjuez).
 
En este centro, gestionado y dirigido por Cáritas diocesana de Getafe y la Comunidad Religiosa de las Hermanas Mercedarias de la Caridad, se llevan a cabo unas 700 atenciones cada año y se ofrecen unos 30.000 servicios de alimentación (desayunos, comidas, meriendas y cenas).

Este centro cuenta con servicio de ducha, de comedor y de entrega de bocadillos para algunas personas sin hogar que no residen en él.

Cáritas diocesana tiene también dos pisos de acogida en los que se atiende a mujeres con o sin cargas familiares que se encuentran en situación de calle o sin hogar. Se trata del Proyecto Francisco Palau, en Parla, y de la Casa de San Antonio, ubicada en Fuenlabrada, que gestiona la Asociación San Ricardo Pampuri.

El próximo domingo se informará en las misas sobre esta jornada dedicada a las personas sin hogar y se destinarán donativos para los proyectos de ayuda de Cáritas.

    MCS

De viernes a domingo, las costas de Cartagena recibieron de nuevo la llegada masiva de pateras, en esta ocasión desde Argelia. En total, 45 pateras con 534 personas, entre las que se encontraban mujeres embarazadas y menores. Desde el primer momento, una veintena de voluntarios de Cáritas ha estado trabajando para llevar alimentos a la Hospitalidad de Santa Teresa, donde se alojaron a las mujeres, y al pabellón donde estaban los hombres.

La consejera seglar de Cáritas en Cartagena, Petri García Pérez, asegura que hace unos días diferentes instituciones sociales se reunieron con la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón. «Nos preguntó si estaríamos dispuestos a colaborar cuando llegaran las pateras. Cáritas, por su puesto, dijo que sí», explica Petri García.

Tras la primera llegada de pateras, el viernes por la noche, desde Servicios Sociales llamaron a los responsables de Cáritas Cartagena para preguntar si podían ayudar con alimentos. «Nos pidieron leche y magdalenas, para unas 300 personas, porque todavía no se sabía el número exacto de los que iban a llegar. A las 22:30 horas lo llevamos a la Hospitalidad de Santa Teresa y a uno de los pabellones que habían habilitado», señala la consejera seglar de Cáritas en Cartagena. Esa sería la primera llamada pidiendo la colaboración de Cáritas, que también preparó 600 bocadillos y fruta para las comidas de sábado y domingo; y pizzas y fruta para las cenas de los dos días. «Los bocadillos los hicimos pensando en que pudieran comérselos, por eso no los hicimos de carne, sino de caballas con tomate». «Gracias a Dios, teníamos un acopio grande de pizzas en el comedor y pudimos darles las dos noches de cenar», destaca Petri García.

De momento, no se ha solicitado más ayuda de Cáritas. «Anoche llevamos los zumos para que esta mañana pudieran tomar algo y hoy, según nos explicaron, distribuirían a los inmigrantes en los diferentes centros de detención de la Región de Murcia». Aun así, según la consejera seglar de Cáritas en Cartagena, están preparados por si en cualquier momento se precisara de nuevo su colaboración, «para responder lo más rápido y eficientemente posible».

La ayuda que Cáritas Cartagena ha prestado este fin de semana ha sido posible gracias a veinte voluntarios que colaboran en el Comedor ‘Jesús, Maestro y Pastor’, en el Economato, y en el proyecto ‘Ola de frío’.

«Ha sido un fin de semana muy intenso, pero lo hemos hecho con mucho cariño. Fue emocionante que el día que el Papa nos invitaba a estar cercanos a los pobres nosotros estuviéramos en ese momento trabajando tan de lleno, la verdad es que nos ha llenado muchísimo. Los voluntarios están contentísimos del trabajo realizado» señala destaca Petri García.

    Cáritas

El informe 2017 de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales (FRA, en sus siglas en inglés) se ha presentado hoy en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE en un seminario organizado conjuntamente con la Secretaría General de Inmigración y Emigración, que es el punto focal de la FRA en España. Según el informe, persisten profundas brechas en la aplicación de los derechos fundamentales en Europa y se están acentuando en algunas áreas. Además, la FRA considera que la UE ha creado herramientas para mejorar la promoción y la protección de los derechos fundamentales, pero que resultaría beneficioso «examinar los derechos humanos, ponerles cara y aplicar los derechos sociales y económicos de una forma más coherente. Sin una cultura de derechos fundamentales firmemente integrada que aporte beneficios concretos, muchos ciudadanos de la UE no percibirán como suyos los valores de la Unión».
 
El informe, titulado ‘Entre las promesas y la realidad: una década de derechos fundamentales en la UE’, en cuya elaboración ha participado por cuarto año consecutivo el Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM) de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, es crítico en aspectos como igualdad y no discriminación; racismo, xenofobia e intolerancia; asilo, visados, migración, fronteras, integración o privacidad de datos.
 
La FRA hace especial hincapié en la situación de los migrantes y refugiados en Europa. Resalta que en 2016 murieron más de 5.000 personas al atravesar el mar para alcanzar Europa, aunque las llegadas irregulares por mar descendieron en más de un 60 % en comparación con 2015, con un total que se cifra en torno a 350.000 en 2016. Con estos datos, y siendo conscientes de que «las vías legales para alcanzar la seguridad en Europa siguen siendo ilusorias para la mayoría de los migrantes», el informe sugiere que los Estados miembros no deberían adoptar legislación que pudiera obstaculizar, impedir o demorar significativamente la reagrupación familiar de las personas a las que se les conceda protección internacional.
 
En este sentido, la FRA insta a dar una educación igualitaria a los menores refugiados. «Los Estados miembros de la UE deberían velar por que los niños y niñas migrantes y refugiados reciban un apoyo eficaz a través de servicios de apoyo lingüístico, social y psicológico basados en evaluaciones individuales de sus necesidades. Ello les permitiría asistir a la escuela e integrarse con éxito en las comunidades educativa y local. Las políticas y medidas adoptadas deberían evitar la educación segregada y promover el acceso de los niños y niñas migrantes y refugiados a la enseñanza ordinaria y al sistema educativo general».
 
Para la FRA, «la UE y sus Estados miembros deberían fomentar un mayor intercambio de información sobre experiencias y planteamientos entre jueces y administraciones en los Estados miembros, pero también a escala transfronteriza. Para fomentar este intercambio, los Estados miembros deberían aprovechar mejor las oportunidades de financiación existentes, como las incluidas en el programa de Justicia». Este tipo de iniciativas facilitaría el intercambio de buenas prácticas existentes en los Estados miembros en ámbitos como la protección de los derechos judiciales de las víctimas o los servicios de asistencia a víctimas.
 
Contra las manifestaciones de odio

Aunque se han dado importantes pasos en la Unión Europea para luchar contra el crimen y el discurso de odio, en su análisis sobre la discriminación en la UE, la FRA recomienda al legislador de la UE «considerar todas las vías posibles para procurar que la propuesta de Directiva sobre la igualdad de trato se adopte sin demora», además de ampliar las legislaciones nacionales contra la discriminación y no coartar la libertad de una persona a ejercer libremente su religión. La FRA insiste en que los Estados miembros de la UE deberían asegurar los derechos y las libertades fundamentales cuando consideran prohibiciones de símbolos o prendas de vestir relacionados con la religión. «Toda propuesta legislativa o administrativa en este sentido no debería coartar de manera desproporcionada la libertad de una persona a ejercer libremente su religión», expresan en el informe.
 
Respecto al racismo, la FRA apunta a que los musulmanes y gitanos fueron objeto de una creciente hostilidad e intolerancia. En este sentido, «los Estados miembros deberían velar para que todo caso de presunto delito por motivos de odio o de incitación al odio (en particular contra refugiados, solicitantes de asilo e inmigrantes) se investigue, se enjuicie y se sentencie», además de que se deberían adoptar planes de acción nacionales de lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia relacionada, designando a los órganos estatales responsables, incluyendo indicadores de desempeño y articulando mecanismos de supervisión y evaluación.
 
Uno de los aspectos en el que se hace hincapié en el informe es el relativo a los retos de los derechos fundamentales en los Estados miembros de la UE. A este respecto, Michail Beis, que dirige la elaboración del informe anual de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales, presentó un resumen en Comillas ICAI-ICADE en el que repasó algunos asuntos que deben solucionarse dentro de la Unión respecto a los derechos humanos, como la discriminación étnica, instó a aumentar las campañas públicas de concienciación entre la ciudadanía, a documentar mejor los crímenes de odio y a atajar la exclusión y pobreza de los niños, ya que «casi el 27% de los menores de edad en la Unión Europea están en riesgo de pobreza y exclusión social», afirmó Beis, quien aseguró que los países miembros no ponen suficiente atención sobre este asunto.

    SPSJ

La hermana Fernanda Cristinelli, una misionera comboniana italiana, dedicó muchos años de su vida a la misión en Uganda. Hace 10 años sus superioras la cambiaron de destino y acaba de volver de nuevo a este país del centro de África. Allí se ha encontrado con una realidad con la que no se topó en su etapa anterior como misionera: niños mendigando por las calles, en muchas ocasiones como parte de un círculo de tráfico de seres humanos.

Como contaba a la agencia FIDES de las Obras Misionales Pontificias, los niños están sentados en las aceras toda la noche, «pidiendo unos peniques». No tienen ni una comida caliente, ni van a la escuela, ni juegan, ni se sienten seguros ni a salvo. Suelen provenir de la zona de Karamoja, una de las más pobres de noreste de Uganda.

«Los niños, entre 3 y 10 años, y las niñas de entre 12 y 14, están mendigando por las calles más transitadas de la capital, Kampala, con mujeres adultas que los controlan», decía en una entrevista en Global Sisters Report. «Los pequeños se lanzan a los coches en el caótico tráfico de las calles de Kampala para mendigar, y las chicas, con bebés a sus espaldas, hacen lo mismo. Además, estos niños viven en tiendas decrépitas a las afueras de la ciudad, en medio del barro cuando llueve». Según las autoridades ugandesas, el número de niños que mendigan por las calles ha pasado de 4.000 en 1993 a 10.000 en el 2014.

Ante esta realidad la hermana Cristinelli ha decidido abrir un centro para niños que promueva programas de escolarización y reintegración familiar. Le ayudan mujeres católicas de la diócesis para crear un lugar cercano donde puedan vivir y poder acompañarles. «Es importante que sea para ellos un punto de referencia al que puedan venir, sentirse bienvenidos, jugar un poco, tomar algo de comer, y se les hable», señalaba la religiosa.

No es un secreto que muchos de los niños de Kampala, como en otras partes de Uganda, son la cara oculta del tráfico de seres humanos. Son innumerables las denuncias de ONGs y diversos organismos que advierten de esta realidad en el centro y el este de África. Se ceban en las altas cuotas de desempleo, que en Uganda alcanza cifras increíbles del 64%. Es cierto que se han reducido los niveles de pobreza extrema, sin embargo la sanidad, la educación y la malnutrición infantil siguen planteando desafíos que no parece que se vayan a afrontar con éxito en los próximos años.

Junto a la hermana Cristinelli hay muchas personas luchando contra la mendicidad infantil, pero todos coinciden en que la solución al problema pasa por un compromiso moral y espiritual que dé la opción a los pequeños de una vida mejor.

    OMPRESS

Lo sepas o no, el mero hecho de ser padre te convierte en un héroe. Ese es el mensaje de la pediatra y escritora superventas Meg Meeker. Si te preocupa cumplir con todas las exigencias de la paternidad, deja que la doctora Meeker te aclare una cosa: todo hombre tiene la capacidad de ser el héroe que sus hijos necesitan. Con unas sencillas instrucciones paso a paso y basándose en su larga experiencia, la doctora Meeker te enseñará a ser el padre que tú quieres ser y que tus hijos necesitan.

En Héroe aprenderás:

  • Por qué tus hijos quieren que seas su héroe (incluso si vuestra relación es conflictiva o distante).
  • Secretos que pueden ayudar a los padres divorciados o viudos y a los padrastros a mantener -o restablecer- una sólida relación con sus hijos.
  • Por qué los fracasos del pasado -por ejemplo, la relación con tu propio padre- no tienen por qué determinar la futura relación con tus hijos.
  • Las tres preguntas que todo padre debería responder.
  • Las tres cualidades que pueden garantizar tu éxito como padre (y por qué estas cualidades forman parte de tu ADN).

Porque, como señala la doctora Meeker. «Si quieres lo mejor para tus hijos -y para ti-, debes esforzarte en ser un padre-héroe. Con este libro espero ayudarte a conseguirlo».

Bajo el lema Somos personas, tenemos derechos. Nadie Sin Hogar, el 26 de noviembre se celebra el Día de las Persona sin Hogar, una jornada que este año cumple 25 años de recorrido en España bajo el impulso de Cáritas, FACIAM (Federación de Asociaciones y Centros de Ayuda a Marginados), XAPSLL (Xarxa d´atenció a Persones sense llar) y BesteBi (Plataforma por la inclusión social y a favor de las personas sin hogar de Vizcaya).

Vulneración de derechos

En esta edición, la Campaña lanza un mensaje donde los derechos de las personas sin hogar vuelven a reclamarse con fuerza, una reivindicación que, por reiterada, no pierde valor ni contundencia, teniendo en cuenta que aproximadamente 40.000 personas están sin hogar en nuestro país (viven en la calle o sin vivienda, y están alojados en diferentes centros y recursos). Esta cifra se dispara si se habla de personas que residen en una vivienda insegura (3,6 millones de personas) o inadecuada (5 millones de personas).

De forma específica, las entidades promotoras de la Campaña alertan de que algunos de los derechos que se han visto restringidos para estas personas tienen que ver el acceso al sistema sanitario, las desigualdades territoriales en la obtención de la tarjeta sanitaria o en la atención prestada en servicios específicos, como urgencias o salud mental. A esto se añaden situaciones de inequidad en el acceso al sistema de protección social en el territorio, que van desde el empadronamiento a las rentas mínimas.

Este año, la Campaña alerta también del incremento de los delitos de odio contra estas personas y denuncia la persistencia de algunas legislaciones u ordenanzas municipales que criminalizan o sancionan la pobreza, y que desarrollan medidas disuasorias, como la retirada de bancos en las calles o la colocación de pinchos o bolardos.

La vulnerabilidad que estas dificultades generan en quienes se ven abocados a vivir en la calle queda expresada en el testimonio de un participante en uno de los proyectos de Cáritas para personas sin hogar. «La sociedad –confiesa esta persona— ignora el peligro de la calle, no quiere verlo, y saber poco de las necesidades de las personas en un momento de su vida… Te culpabilizan, te hacen sentir muy mal interiormente, es una herida tan difícil de curar cuando llegas a ese extremo».

Propuestas

Al poner el foco sobre los derechos, la Campaña de Personas Sin Hogar quiere hacer visibles las dificultades que se encuentran cada día las personas sin hogar en el acceso y ejercicio de sus derechos humanos, así como denunciar las vulneraciones de derechos que sufren y recordar que los derechos humanos suponen una responsabilidad no solo de los poderes públicos sino también de toda la ciudadanía, las entidades sociales y los medios de comunicación.

Con ese objetivo, Cáritas, FACIAM, XAPSLL  y BesteBi lanzan las siguientes propuestas:

  • A las Administraciones públicas: que promuevan reformas estructurales que garanticen el acceso al derecho humano a una vivienda digna y adecuada. Nadie debe verse abocado a vivir en la calle, por lo que es necesario dar prioridad al disfruto de una vivienda segura y económicamente accesibles, como el alquiler social, la cesión de uso y la propiedad cooperativa. Asimismo, debe fomentarse el destino de las viviendas vacías al alquiler social.
  • A la ciudadanía: que conozca y participe en entidades sociales de su territorio que promuevan y pongan en valor los derechos de las personas sin hogar, y que sean «agentes de derechos» a través de la movilización social.
  • A los medios de comunicación: que informen desde un lenguaje y una perspectiva de derechos, que ayude a eliminar las barreras que sufren las personas sin hogar en el acceso a los mismos y que evite su estigmatización social.

La Campaña comenzó el año pasado un nuevo trienio (2016-18) de trabajo, donde el eje de propuesta y denuncia se dirige a impulsar la construcción de un modelo de sociedad diferente que ponga a las personas y su dignidad en el centro.

Como señala Enrique Domínguez, responsable de la Campaña en Cáritas Española, «apostamos por la centralidad absoluta de la personas en situación de sin hogar en la Campaña». «Es urgente –añade— abordar la situación de las personas sin hogar con una mirada de derechos de manera global, interrelacionados entre sí y no incidiendo solamente  en uno concreto. Esto significa que debemos defender todos los derechos juntos, a la vez, todos los días, en todas partes, porque los derechos no son regalos, sino que son inherentes al ser humano».

25 años de recorrido

Si ya en 1992, el primer año de la Campaña, el lema exigía Derecho a un alojamiento digno, 25 años después «todavía queda mucho por hacer», como alertan las entidades promotoras de esta iniciativa.

Junto a la permanente reclamación de protección de los derechos y dignidad de estas personas, la Campaña ha desarrollado también desde sus inicios un intenso recorrido de sensibilización para modificar el lenguaje (del término «transeúntes» y «sin techo» a «personas en situación de sin hogar»), para trasmitir un mensaje de esperanza y oportunidad, para fortalecer la participación de las personas sin hogar los diferentes proyectos sociales, y lo que es más importante, en su propio proceso de recuperación personal, de ciudadanía y de acceso a derechos.

Esta tarea de sensibilización se ha dirigido también a los medios de comunicación, para tomar conciencia de la importancia de transmitir mensajes positivos y capacitadores sobre a las personas sin hogar, y evitar los habituales estereotipos e imágenes estigmatizadoras.

Durante este cuarto de siglo, la Campaña ha conseguido, además, consolidar el trabajo en red con otras entidades españolas y europeas. Fruto de ese recorrido es la colaboración en la Campaña las principales entidades y plataformas españolas que trabajan con personas sin hogar, como FACIAM, BesteBi y la XAPSLL.

En este enlace se puede acceder a los materiales de la campaña.

    Cáritas

En la tarde del 20 de noviembre, los hermanos de la Provincia Franciscana de la Inmaculada de España, reunidos en el Santuario de Ntra. Sra. de Regla (Chipiona) para la celebración de su primer capítulo provincial, y tras el escrutinio de los votos emitidos por los hermanos de dicha provincia, han reelegido como Ministro provincial a Fr. Juan Carlos Moya Ovejero, cargo que desempeñará durante los próximos seis años.

Aceptado el cargo, el ministro electo, junto con los hermanos capitulares, se dirigió a la iglesia del Santuario para ponerse bajo el manto protector de Ntra. Sra. de Regla.

Fr. Juan Carlos Moya Ovejero, de 47 años, es natural de Honrubia (Cuenca). A raíz de la unión de las 7 entidades que configuran la Provincia de la Inmaculada Concepción en España, ejerció el cargo de Ministro provincial. Licenciado en Teología Pastoral por el Instituto Juan XXIII de Madrid, ha tenido varios cargos como hermano menor: Ha sido responsable de Casa de formación, Pastoral educativa en el colegio de Carcaixent (Valencia), Definidor provincial y Ministro provincial.

    MCS

La productora Bosco Films lanza en España el documental La isla de los monjes, una historia sobre cómo ocho religiosos cistercienses tienen que abandonar el monasterio en el que han vivido desde el inicio de su vocación y comenzar una nueva etapa de su vida, mientras se transportan en autobús y realizan compras en el supermercado.

Según contó a ACI Prensa la directora de la película, Anne Ch­ris­ti­ne Gi­rar­dot, la idea nació gracias a una tía religiosa. «Mi tía era carmelita y después de 45 años tuvo que abandonar el convento en el que siempre había vivido por motivos de salud. Fue un momento muy duro para ella porque significaba dejar todo lo que ella había conocido en los últimos años de su vida», recordó.

Años después le llegó la noticia de que los monjes cistercienses del monasterio de Sion en Holanda ponían a la venta su convento, entonces supo que era el momento de filmar el documental de su cambio de vida.

El monasterio de estos monjes tenía espacio para 120 personas, pero actualmente tan sólo vivían ocho. Por eso tuvieron que dejarlo para unirse a otra comunidad o comenzar en un convento que los monjes cistercienses tenían en una isla de Holanda.

Un gran cambio para estos hombres que dejaron la vida en el mundo para dedicarse a la oración. Durante un tiempo, los monjes dejan la clausura para comenzar en otro lugar enfrentándose a retos tan peculiares como comprar un billete de autobús.

Para afrontar esta nueva etapa de su vida, los monjes tenían dudas y temores al responder a las preguntas que dieron origen a su vocación: «¿Qué hace que alguien decida ser monje? ¿Por qué motivo estoy hoy aquí?».

La isla de los monjes es el resultado de largas conversaciones entre los monjes cistercienses y la directora de la película sobre la razón de sus vidas y de ser monje en el siglo XXI.

Según declaró Gi­rar­dot a ACI Prensa, el mensaje de esta cinta es «principalmente un mensaje de esperanza para decir a la gente que todos estamos buscando profundamente nuestra vocación en la vida y que es muy importante ser fiel a lo que estás llamado».

«Esos monjes me parece que fueron realmente muy valientes, porque a pesar de las dificultades y de tener que abandonar sus seguridades, que en este caso era el monasterio, se quedaron en lo esencial de su vocación. Se atrevieron a dejar todo lo superfluo y a cambiar sin dejar que el desánimo les afectara», precisó la directora.

También aseguró que con su película pretende explicar que «no importa dónde vives tu fe, si dentro de los muros de un monasterio u otro, o en la calle, sino que lo esencial es la relación con Dios y eso tan sólo se encuentra en el interior de cada uno».

    ACI/Blanca Ruiz

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information