Noticias

Sábado, 20 agosto 2016 06:25

Luis Manuel Velasco, presidente de la Congregación de San Isidro: «Mantener la vida espiritual y la formación es esencial en una hermandad»

Luis Manuel Velasco, presidente de la Congregación de San Isidro: «Mantener la vida espiritual y la formación es esencial en una hermandad»

La Real, Muy Ilustre y Primitiva Congregación de San Isidro de naturales de Madrid celebra este sábado, tercer sábado de mes, a las 20:00 horas, su tradicional Misa mensual en la colegiata de San Isidro (c/Toledo, 37).

Luis Manuel Velasco, el teniente de hermano mayor y presidente de la Real Congregación, atendiendo a la solicitud de la Oficina de Información del arzobispado,subraya que en la Eucaristía que celebran «pueden encontrar a una hermandad que pretendemos que sea lo más viva posible» y «dentro de todas las actividades que desarrollamos, la faceta espiritual tiene un punto clave en nuestras vidas».

En medio del verano y de las vacaciones estivales, cuando en muchos lugares parece que Dios también se toma vacaciones, la Misa mensual de su congregación continua celebrándose. ¿Por qué?

Todos los meses son todos los meses, los doce del año, y no hay una sola Eucaristía en un mes que falte... Entonces, en primer lugar, por eso, porque el mes de agosto para nosotros tiene el mismo significado que todos los otros. Solamente cambiamos de fecha en diciembre, que en vez de celebrar la Misa el tercer sábado lo hacemos el día 11 porque coincide con san Dámaso, y dicha festividad nosotros también la damos mucha importancia y no queremos solapar la una con la otra. Aquí no se toma nadie vacaciones de ese tipo.

Tal vez, porque siempre hay motivos para celebrar...

Sin duda, ¡sin duda! De hecho, esta semana hemos estado un nutrido grupo de representantes de la hermandad en La Paloma, y era pleno mes de agosto... Por tanto, siempre hay en la congregación actividad. Como también tendremos mañana la oración-meditación, como solemos hacer al concluir la Misa. Además, el Evangelio de esta semana nos viene muy bien y nos recuerda que la Eucaristía mensual es una Eucaristía que une y que es hermandad, y no porque sea agosto hemos de darla de lado...

¿Son grandes los frutos de estas Misas mensuales?

El gran fruto que tiene la hermandad es que se reúne un núcleo importante de congregantes en torno a la Eucaristía, y eso es el mejor fruto de ello. Y, además, todos los que asisten a esa Eucaristía en la parroquia, en la Colegiata de San Isidro, también ven que la hermandad también celebra, y se reúne, y esto es muy importante. Mantener la vida espiritual y la formación es esencial y muy, muy, muy importante en una hermandad.

¿Por qué los terceros sábados de mes?

El asistir y participar de la Misa ya me parece un deber y una gracia. ¿El que sea de la Real Congregación de San Isidro? Supone que la organiza la congregación del patrón de Madrid. ¿El por qué de hacerla un sábado? En el tiempo que llevo dirigiéndola, se me ocurrió hacerlo un tercer sábado porque estás en la víspera del domingo, del día grande de la fe en que, como mínimo, nos unimos con el Señor.

Y el pueblo de Madrid, ¿cómo responde?

Responde bien, la verdad. Además, no se trata de una llamada excepcional, sino habitual. Agosto es un mes más y, aún así, nunca fallan feligreses a la llamada del Señor. Tiene unos frutos muy importantes, así como la meditación posterior, que nos une; rezando con los salmos, meditando el Evangelio que se proclama el domingo, rezando con unas preces muy amplias para no olvidarnos de nada... Peticiones que preparamos y donde nos acordamos de los enfermos, los difuntos... En fin, que es importantísima una Misa de hermandad donde todos nos unimos como una célula viva de la Iglesia y, como dice Jesús, cuando dos o más están reunidos en su nombre, en medio está Él, como lo estará mañana.

Y, tras la Eucaristía, la vigilia de oración de la Adoración Nocturna...

Así es. Se trata de una vigilia de oración –que es independiente de nuestra congregación– que también tiene lugar los terceros sábados de mes, después de nuestra Eucaristía. Es uno de los grupos más de la Colegiata de San Isidro.

¿Qué mensaje les enviaría a los madrileños para que acudiesen a la Eucaristía de este sábado?

Les diría que se acercasen para vivir una Eucaristía solemne, con el himno de san Isidro que cantaremos al final, la salve a la Virgen y donde van a poder subir al camarín para orar ante los restos de san Isidro y santa María de la Cabeza. Además, pueden quedarse a la meditación de después donde nos unimos en oración para crear fraternidad. Y no solo en agosto, sino todos los terceros sábados de mes de todo el año. Allí nos encontrarán a una hermandad que pretendemos que sea lo más viva posible y dentro de todas las actividades que desarrollamos, que la faceta espiritual tenga un punto clave en nuestras vidas.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search