11 de Septiembre de 2018

Las Hermanas de la Cruz conmemoran a santa María de la Purísima con una solemne Eucaristía

Las Hermanas de la Cruz conmemoran a santa María de la Purísima con una solemne Eucaristía

El Instituto de las Hermanas de la Compañía de la Cruz, fundado por santa Ángela de la Cruz, celebra el 18 de septiembre la fiesta de una de las hermanas: santa María de la Purísima.

La casa de las religiosas (c/Rey Francisco, 19) acogerá en esta jornada la habitual Misa de la comunidad, a las 8:00 de la mañana. La Eucaristía solemne, a las 19:00 horas, estará presidida por el padre John García Escobar.

Biografía

María de la Purísima Salvat Romero nació en Madrid el 20 de febrero de 1926, en la calle Claudio Coello. Y fue bautizada al día siguiente en la parroquia de la Concepción de Goya, con el nombre de María Isabel. De niña asistió al colegio madrileño de las Hermanas Irlandesas.

En 1936, al estallar la guerra civil, la familia se trasladó a Portugal, regresando después a Madrid. Durante esos años, María Isabel comenzó a percibir su vocación a la vida religiosa, ingresando en 1944 en el Instituto de las Hermanas de la Compañía de la  Cruz, de Sevilla. Al año siguiente vistió el hábito religioso, tomando el nombre de Hermana María de la Purísima de la Cruz, y comenzó el noviciado.

En su comportamiento destacaba por su humildad, dedicación, espíritu de sacrificio y amor a los pobres. En 1947 profesó los votos temporales. Reconociendo su preparación humana y espiritual, le fueron confiadas diversas tareas de responsabilidad en el campo  educativo, formativo y en el gobierno del Instituto. En 1977 fue elegida Madre General del Instituto, siendo reelegida en otras tres ocasiones, durante los años difíciles que siguieron al Concilio Vaticano II.

Con gran solicitud se dedicó a la formación permanente de sus hermanas,  sobre  todo  de las que en aquellos años de incertidumbre vivían momentos de crisis y de confusión. Su personalidad serena y jovial contribuía a crear un clima de confianza y de  comunión. Se percibía en ella una intensa experiencia religiosa, caracterizada por  la  profunda conciencia de la presencia de Dios y la búsqueda constante de su voluntad.

En 1994 le diagnosticaron un tumor, del que fue operada. Afrontó la enfermedad con gran docilidad a la voluntad de Dios y entereza de ánimo. El 31 de octubre de 1998 murió piadosamente en la Casa Madre de Sevilla. El rito de la beatificación fue celebrado en Sevilla el 18 de septiembre de 2010.

Canonizada por el papa Francisco el 15 de octubre de 2015, en su homilía dijo de ella: «Santa María de la Purísima, sacando de la fuente de la oración y de la contemplación, vivió personalmente con gran humildad el servicio a los últimos, con una dedicación particular hacia los hijos de los pobres y enfermos».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search