Noticias

Jueves, 29 abril 2021 13:15

El arzobispo agradece a Cáritas Diocesana cómo manifiesta la «cercanía de Jesús»

El arzobispo agradece a Cáritas Diocesana cómo manifiesta la «cercanía de Jesús»

El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, presidió este miércoles, 28 de abril, la Eucaristía con la que Cáritas Diocesana de Madrid se preparó para el Corpus Christi y el Día de la Caridad. En su homilía, el purpurado quiso agradecer a todos los miembros de la entidad «el apoyo que expresáis en esta entrega por hacer visible y cercano el amor de nuestro Señor Jesucristo». En un tiempo de pandemia, en el que «vosotros habéis visto lo que es la destrucción», quiso poner de relieve «el mensaje» que con sus vidas han dado los integrantes de Cáritas Diocesana. «Frente a la tragedia es necesario volver siempre a empezar desde Dios y desde la solidaridad fraterna», indicó el cardenal Osoro, y por animó a los presentes a no cansarse nunca «de ser una presencia del amor de Dios».

El arzobispo de Madrid se refirió al «que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben» para afirmar que «este salmo nos invita a hacernos creíbles […] y la credibilidad no viene dada por muchas palabras que demos sino por la entrega de nuestra vida». Un entrega con un lenguaje, que es el del amor y que «entienden todos los hombres» porque «está inscrito por Dios mismo en el corazón del ser humano». Recordó en este punto que cuando él era arzobispo de Oviedo tuvo alojados en su casa a un obispo y a un imán árabe durante un mes. «Yo no tengo ni idea de árabe», pero «llegó un momento que nos entendíamos por la sonrisa».

Misa Caritas 28 ab 21 800x400 3

Un amor «que es creativo», como se ha vivido en esta pandemia y que «mira para los demás y mira para la misión, porque mira hacer creíble la persona de Nuestro Señor Jesucristo». Esas personas hacia las que mira son «hermanos míos», aseguró refiriéndose a la encíclica Fratelli tutti del Papa Francisco. «No le des lo que tú piensas –invitó–, dale tu amor, que será el amor de Dios, y cambiaremos este mundo». Es la pedagogía del amor de Dios, explicó, la que está recogida en la parábola del buen samaritano.

Abundando en esta idea, el cardenal Osoro trasladó a los miembros de Cáritas Diocesana: «Queremos acercar ese amor de Dios a los que más vulnerabilidad tienen en la vida […]. Queremos darlo de primera mano, y esto es lo que hacéis vosotros. No sois teóricos del amor de Dios». Y concluyó de nuevo con un agradecimiento porque «vosotros manifestáis esa cercanía de Jesús en medio de nuestro territorio, de nuestra diócesis. No hacéis distinciones, se lo acercáis a los que lo necesitan; no preguntáis, simplemente creéis que el ser humano es hijo de Dios y es mi hermano».

«Trabajar muy unidos pastores y voluntarios»

La Eucaristía, concelebrada por el vicario para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación, José Luis Segovia, y otra decena de sacerdotes, contó con la presencia del director de Cáritas Diocesana de Madrid, Luis Vozmediano, y numerosos voluntarios. Al finalizar, personas vinculadas a la entidad ofrecieron un pequeño testimonio de lo que significa para cada uno de ellos la entidad.

Así, Gabriel, párroco de San Juan de la Cruz, subrayó que «la Eucaristía y la caridad deben ir de la mano en toda comunidad cristiana», y que esto es lo que ha tratado de vivir en su ministerio sacerdotal. «Nunca he concebido Cáritas como una ONG ajena a la Iglesia», y puesto que muchos así lo creen, habrá que «trabajar muy unidos pastores y voluntarios». De esta manera se podrá trasladar no solo al exterior, sino también en el seno de las propias comunidades parroquiales. «Cáritas parte de Cristo y los que la formamos, debemos alimentarnos y fortalecernos de Cristo en y con la Iglesia».

Raquel, persona de referencia de Cáritas sierra, en la Vicaría VII, compartió que esta experiencia «ha transformado mi vida, desde lo más profundo hasta lo más mundano». Reconoció que ha aprendido a ser agradecida, «que cada persona es única e insustituible [...], que debemos escucharla con el corazón abierto». Gran parte de los problemas, dijo, «tienen su raíz en una falta de amor; por tanto, con el amor se curan todas las heridas».

Misa Caritas 28 ab 21 800x400 4

Federico, voluntario en el Hogar Santa Rita para personas en situación de calle de Collado Villalba, entiende Cáritas «como una oportunidad [...] para dar respuesta organizada y orientada a todas esas acciones que siento la necesidad de realizar y que son el resultado inequívoco de mi experiencia de Dios». «Acompañar personas y atender sus necesidades lo entiendo como la manera de dar sentido a mi humanidad», aseveró.

Por último, una de estas personas acompañadas por Cáritas Diocesana de Madrid, Luis Javier, venezolano, recordó cómo recién llegado de su país acudió a la parroquia Santa Irene y «desde allí, todo cambió». «Salí huyendo de mi país, he dejado allí a mi hija, a mi esposa, a mis padres, a mis hermanos, a mis sobrinos, pero gracias a mantener la fe y la esperanza, y a la familia de Cáritas, hoy día puedo decir con muchísimo orgullo que me han recibido como un voluntario».

Misa Caritas 28 ab 21 800x400 5

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search