Noticias

Viernes, 25 junio 2021 07:54

«La JMJ dejó en Madrid una Iglesia capaz de movilizarse en pos de una propuesta de encuentro y de misión»

«La JMJ dejó en Madrid una Iglesia capaz de movilizarse en pos de una propuesta de encuentro y de misión»

El próximo mes de agosto se celebra el décimo aniversario de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011. En este contexto, la Delegación de Jóvenes de la diócesis ha organizado una serie de actos conmemorativos que arrancaron este miércoles, 23 de junio, con el encuentro Seguimos firmes en la fe. Memoria y envío. Laura Moreno, delegada episcopal de Jóvenes, explica qué supuso la JMJ de hace diez años y cómo se preparan los jóvenes de la diócesis para la JMJ Lisboa 2023.

¿Dónde estaba usted en la JMJ 2011?

Formaba parte del equipo de dirección del colegio mayor Padre Poveda, que había sido puesto a disposición de la organización de la JMJ de Madrid. Se dispuso que acogiéramos a unos 40 obispos de distintas diócesis del mundo y fue una muy buena experiencia. Organizamos también una performance sobre san Pedro Poveda como parte de los actos previos a los propios días de la JMJ.

¿Qué recuerda de aquella experiencia? ¿Cómo le alcanzó Benedicto XVI?

Son muchos los recuerdos y muy vivos. Como toda Jornada Mundial de la Juventud, fue un acontecimiento que desborda los márgenes de lo ordinario, todo se vuelve exuberante, y es precisamente en esos márgenes donde la fuerza de una Iglesia joven, en su expresión de catolicidad y alegría, deja huella. Recuerdo las calles de Madrid invadidas por una multitud de jóvenes alegres, que transmitían un mensaje de paz, de convivencia y de acogida. Guardo gratitud al Papa Benedicto XVI por haber mantenido las JMJ iniciadas por san Juan Pablo II. Supo acercarse a los jóvenes con mensajes significativos. Recuerdo su ternura con enfermos y discapacitados en el Instituto San José y algunas de sus palabras que siguen siendo muy actuales, sobre todo en este momento de pandemia y ante leyes que priman la muerte en lugar de la vida: «Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado, también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana».

¿Qué huella cree que dejó la JMJ en Madrid?

La de una Iglesia capaz de acoger con generosidad y de movilizarse en pos de una propuesta de encuentro y de misión. Y la experiencia para muchos jóvenes que sintieron sus vidas marcadas por el encuentro con Dios en ese contexto.

¿Y en la pastoral juvenil?

Un acontecimiento que desborda como una JMJ deja muchos frutos en la vida de las personas, confirma vocaciones a un seguimiento mayor de Jesucristo, incluso en el ministerio sacerdotal, religioso o de compromiso laical. Creo que esa es la huella principal en la pastoral con jóvenes.

JMJ 2011 800x400

Esta semana han organizado un acto conmemorativo, ¿cómo se ha vivido?

Con gratitud por el reencuentro entre algunas personas que formaron parte de la organización de la JMJ de Madrid y con la mente y el corazón puestos en seguir apostando por procesos pastorales que favorezcan que la fe arraigue en la vida de muchos jóvenes. Por eso elegimos como lema de este primer encuentro Seguimos firmes en la fe. Memoria y envío. La Iglesia mira al pasado con conciencia de presente y de futuro.

¿Qué más actividades hay previstas para estos próximos meses?

En los días en los que tuvo lugar la JMJ de Madrid en 2011, del 15 al 21 de agosto, realizaremos una campaña en redes sociales compartiendo testimonios. Se está realizando un libro que mostrará la huella que dejó en la vida de algunas personas; se presentará a finales del mes de septiembre, con una intervención del Coro y orquesta de la JMJ. El 1 de octubre, en la explanada de la catedral de la Almudena, se invitará a que los jóvenes de la archidiócesis inicien el camino hacia Lisboa, sede la próxima JMJ, haciendo peregrinar una réplica de la cruz de las JMJ por las ocho vicarías.

El acto fue también de envío, ¿cómo va la preparación de Lisboa?

Exactamente, el cardenal Carlos Osoro envió a un grupo de jóvenes presentes a que iniciaran el camino de preparación hacia la JMJ de Lisboa en 2023. El 1 de octubre, en la cita mensual del arzobispo con los jóvenes, daremos inicio a un proceso pastoral, con claves formativas, espirituales y de compromiso, que será ofrecido a las comunidades parroquiales, movimientos, asociaciones y colegios con el lema Joven, levántate, ponte en camino, que conecta con la invitación al Camino de Santiago y Encuentro Europeo de Jóvenes en el verano de 2022 y posteriormente Lisboa. Incluye el impulso que significa el jubileo de san Ignacio y su experiencia de conversión.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search