Noticias

Martes, 07 septiembre 2021 16:23

El arzobispo preside la Misa de inicio de curso de la Curia: «He visto en vosotros al buen samaritano»

El arzobispo preside la Misa de inicio de curso de la Curia: «He visto en vosotros al buen samaritano»

Oración, cercanía, comprensión, respeto, compasión, ternura, consuelo… Son palabras que han resonado con fuerza en la Eucaristía de comienzo de curso de la Curia diocesana, que se ha celebrado este martes, 7 de septiembre, en la catedral de la Almudena. Presidida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, la celebración ha congregado a más de un centenar de trabajadores del Arzobispado, a los que el purpurado les ha desvelado durante la homilía «¡cuántas heridas se curan desde estas realidades!».

Durante estos siete años como pastor de la archidiócesis de Madrid, ha reconocido el purpurado, «he visto en vosotros [los miembros de la Curia] al buen samaritano», la «generosa labor y cómo habéis contribuido a hacer visible el amor de Cristo» a las gentes de Madrid a través de la Iglesia. «Sois un don precioso», ha asegurado en otro momento de la homilía, «un tesoro» que «habéis querido ser para las personas […] la sonrisa de Dios».

Un Dios que «nos pide que descubramos nuestra misión en medio de esta gran ciudad donde […] hay mucha gente que no tiene una experiencia viva» de lo que es su amor. «Y la Curia –ha abundado el arzobispo–, puede ser una gracia para hacerle presente en las responsabilidades diversas que cada uno de nosotros tenemos». «Habéis elegido poneros al servicio de las personas», y haciendo esto «sabéis que servís al Señor mismo».

Misa Curia sept 21 800x400 4

En este sentido, ha destacado que «el Señor nos invita a jugarnos la vida generosamente, con valentía», para estar al lado de las personas, cada una de las cuales «es una historia sagrada». Es en la oración, ha indicado, donde cada uno descubre las razones de su trabajo. «El Señor nos ha llamado –ha subrayado– a que hagamos descubrir que la Iglesia es casa». Una casa de familia, de atención, de entrega, de servicio, de respeto, ha detallado, «una casa de esperanza». «Os tengo que animar a continuar en esta tarea […], esa actividad que es social, que es cristiana, que es humana». Algo que hoy «es más necesario que nunca».

La Virgen María, «Madre bondadosa empeñada en dar a su Hijo», tal y como ha manifestado el cardenal Osoro, es modelo y guía en la tarea, porque «nos impulsa a amar con caridad evangélica». A Ella le ha pedido el purpurado «que nos convirtamos en hombres y mujeres capaces de levantar, de aliviar y de hacer presente el corazón en las vidas de todos los que lleguen a nuestro lado».

Toma de posesión de los vicarios de la III y la IV

Junto al cardenal Osoro han concelebrado la Eucaristía los obispos auxiliares monseñor José Cobo, monseñor Santos Montoya y monseñor Jesús Vidal (monseñor Juan Antonio Martínez Camino, SJ, comenzaba este martes la predicación de una tanda de ejercicios espirituales a seminaristas), y una treintena de sacerdotes, entre ellos vicarios. Dos de ellos, los de la vicaría III y IV, han tomado posesión de su cargo durante la celebración.

Ante la asamblea, Ángel López Blanco y Óscar García Aguado han prometido mantenerse siempre en comunión con la Iglesia católica, cumplir con las obligaciones impuestas, conservar y transmitir la fe y ayudar fielmente al obispo diocesano. «Dios me ayude y estos santos Evangelios que toco con mis manos», han pronunciado antes de jurar «cumplir fielmente el oficio de vicario y guardar los secretos de las deliberaciones del consejo episcopal».

La Misa se ha ofrecido por el eterno descanso de los familiares de miembros de la Curia fallecidos en el año.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search