Madrid

Martes, 04 diciembre 2018 20:23

El cardenal Osoro subraya el ejemplo de los diáconos «para toda la gente que quiera ser servidora»

El cardenal Osoro subraya el ejemplo de los diáconos «para toda la gente que quiera ser servidora»

El pasado lunes, 3 de diciembre, el salón de actos de Alfa y Omega acogió la presentación del libro El diácono, pobre y fiel en lo poco, de Pedro Jara Vera. Además del autor estuvieron presentes el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el secretario del Comité Nacional para el Diaconado Permanente, Juan Carlos Mateo, y el director de EDICE, Manuel Fanjul; así como el encargado de esta realidad en la diócesis, el vicario Juan Carlos Vera.

«Gracias, Pedro, por este libro que nos has regalado y que ha sido fruto de la Palabra que has acogido en tu corazón». Con esta premisa, el arzobispo de Madrid agradeció al autor cada una de las páginas de la historia que ha escrito en forma de «meditaciones bíblicas en primera persona». Y lo hizo, también, con la esposa y los hijos del autor, pues «no habrías podido hacer el libro sin ellos», ya que «para escribir hace falta que nos den tiempo».

En esta línea, extendió su agradecimiento, de manera especial, «a quienes forman parte de los diáconos permanentes, que son las esposas e hijos, por el acompañamiento que realizan». Por esta razón, «en este libro habría que poner más autores, y son ellos también…», incidió el purpurado, con el consiguiente asentimiento del autor.

Un libro «que nos vale para todos»

Mediante el ejemplar, que «vale para toda la gente que quiera ser servidora», uno descubre cómo el diácono «tiene la configuración en su propia existencia de Cristo servidor». Es «una especie de tríptico, una pintura preciosa, donde en una parte está el pobre, en otra el fiel, y en el centro el diácono, que representa a Cristo». Todo ello «con una música de fondo, una melodía, que la ha ido captando a través del libro de Job, del joven rico y del texto de Filipenses donde el apóstol Pablo nos manifiesta quién es Jesucristo».

Recordando esa banda sonora que acompaña permanentemente la obra, el prelado incidió en su originalidad «porque no todo el mundo sabe escribir y poner música a lo que escribe», y Pedro «sabe escribir, sabe lo que dice y, encima, le pone música para que no nos durmamos y mantengamos la capacidad de escucha que requiere todo esto». Un libro «que nos vale a todos» y mediante el cual «yo me he sentido interpelado».

PHOTO 2018 12 04 09 30 24

«Es un privilegio inmerecido poder servir a Cristo en los pobres»

El autor, ligeramente emocionado y acompañado de su mujer y de sus cuatro hijos, reconoció su «pequeñez» ante un acto de tales características. El libro «ofrece una oportunidad de diálogo e intimidad con Cristo», reveló Pedro Jara, y «se hace hincapié en el servicio a los más débiles y olvidados del mundo: en ellos vive Cristo sufriente y es un privilegio inmerecido poder servir a Cristo en los pobres», donde «Cristo actualiza su Pasión cada día».

El diácono, confesó, «no solo va en nombre de Cristo y lleva su consuelo», sino que «en el servicio a los pobres toca el mismo cuerpo de Cristo». Es un privilegio, aseveró, que «obliga a descalzarse», como Moisés, ante la zarza ardiente –«Descálzate porque el terreno que pisas es sagrado»–, y «a entrar en la pobreza de Cristo». Momento que aprovechó para dejar constancia de su sentir más íntimo y profundo: «No se puede servir a los pobres si no es desde la pobreza, la humildad y la reverencia; no es posible nada de esto sin entregar la voluntad a la voluntad de Dios».

«Me siento totalmente indigno de cualquier cosa»

«No hay otra forma de visibilizar a Cristo siervo: que yo mengüe para que Dios crezca, que yo desaparezca para que sea Dios quien aparezca». Con estas palabras, el diácono permanente expuso su agradecimiento «porque el Señor un día me llamó a su Iglesia, y el primer fruto de este libro es la meditación de la Palabra de Dios». En este sentido, explicó que lo que el Señor le ha regalado solo por el hecho de meditar su Palabra, «ya sería suficiente para justificarlo». Y «por eso he querido que en el mismo cuerpo del texto lo primordial fuera la Palabra de Dios».

Esto «no es mío», reconoció, tomando el libro con sus manos. «A mí todo me lo ha enseñado la Iglesia, y necesito contarlo». En Cristo «está la vida», y «en Cristo siervo se fundamenta el misterio de nuestra salvación». Yo «me siento totalmente indigno de cualquier cosa», pero «doy gracias a Dios por haberme encontrado con Él». Y abrazado a esta acción de gracias, desveló una última petición: «Le pido que me siga salvando», porque «ni soy pobre, ni soy fiel en lo poco», pero «sé que este es el camino que quiere Cristo para mí y para mi salvación».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search