Madrid

Jueves, 30 mayo 2019 09:32

Madrid celebra el Día del Misionero Diocesano

Madrid celebra el Día del Misionero Diocesano

En la Ascensión del Señor, el domingo el 2 de junio, la Iglesia en Madrid celebra el Día del Misionero Diocesano con el lema Nacidos de la misión para la misión. A fin de cuidar, orar y visibilizar la gran labor que hacen los 597 misioneros diocesanos, siempre en primera línea de la evangelización en los cinco continentes, se han organizado dos actos:

  • El viernes 31 de mayo, a las 19:00 horas, la sede de la Delegación de Misiones (General Zabala, 10 bis) acogerá una mesa redonda con los testimonios misioneros de un sacerdote diocesano, una familia en misión y un joven seglar. Comenzará con una oración por todos los misioneros de la diócesis y sus familiares.
  • El domingo 2 de junio, a las 12:00 horas en la catedral de Santa María la Real de la Almudena, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, presidirá una Misa de envío de los misioneros madrileños que se van este año de misiones. Habrá un recuerdo especial y oraciones por todos los misioneros diocesanos.

«Una apuesta por Jesucristo y por el hombre»

Con motivo de la jornada, el purpurado ha escrito una carta en la que recuerda que «ser misionero en la Iglesia no es hacer una apuesta por la aventura», sino que se trata «una apuesta por Jesucristo y por el hombre». «Apuesta por Jesucristo porque en Él se ha descubierto la mayor de las bellezas y de las alegrías».

El Día del Misionero Diocesano –explica– se celebra en la Ascensión del Señor para porque fue entonces cuando «los apóstoles descubrieron la plenitud de su vocación». «Como le gusta decir al Papa Francisco, ya no se habla de discípulos y misioneros, sino de discípulos-misioneros, porque ese día, cuando Jesús era llevado al cielo, les encomienda continuar la misión que Él había comenzado y de la cual ellos eran su fruto más hermoso. Entonces descubrieron que ser discípulos conlleva ser misioneros, es decir, hombres y mujeres que desean que Cristo sea conocido, se dan cuenta, como san Pablo, de que sin Cristo todo es pérdida y con Él todo es ganancia», asevera.

En este sentido, el arzobispo pide a Dios «que muchos jóvenes vean la misión como una oportunidad de vivir la vida en plenitud». «Hoy la Iglesia necesita de sacerdotes, religiosas y religiosos y jóvenes laicos que quieran vivir la tarea misionera como su vocación. Evidentemente que todos debemos ser misioneros en el ambiente y en los lugares donde vivimos, trabajamos, descansamos. Pero no podemos olvidar que ser misionero es algo más, es haber sentido en el corazón la voz del Señor que dice: sal de tu tierra, que a donde yo te diga, irás».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search