Madrid

Martes, 25 junio 2019 12:30

El arzobispo de Madrid a la Policía Municipal: «Sed luz y cuidadores de los demás»

«La Policía Municipal de todas las ciudades sois un cuerpo que, a quienes vivimos en la ciudad, nos da una seguridad especial». De alguna manera, «experimentamos el gozo que Juan Bautista experimentó ante a cercanía de Dios». Con esta semejanza evangélica, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, se dirigió el pasado lunes, 24 de junio, al Cuerpo de Policía Municipal en la festividad litúrgica de san Juan Bautista.

La Eucaristía, celebrada en la catedral de Santa María la Real de la Almudena, reunió a representantes y mandos de la Policía Municipal, que en esta jornada honran a su santo patrono. «Experimentemos, en esta celebración, el gozo de tener esa profesión que cultiva la seguridad; y la cultiva porque la experimentamos los demás cuando estáis con nosotros».

Una profesión «para anunciar la buena noticia»

Tomando en sus manos las lecturas del Evangelio y recordando al apóstol Pablo, a quien el Señor «le saca de vivir malamente y le hace formar su vida según el corazón de Jesucristo», el arzobispo madrileño recordó a los agentes que «el Señor os ha entregado una profesión que os hace ver en todos, sin distinción de ningún tipo, personas que hay que cuidar, que hay que pensar en ellas, que hay que capacitarlos para que nos relacionemos como seres humanos».

En torno a esta tarea sagrada de cuidar, el prelado los invitó –al estilo de Jesús de Nazaret– a «mantener y ser su luz», y a «formar su corazón para anunciar la buena noticia de que los hombres son hermanos y que, por tanto, tenemos que respetar, saber convivir y guardarnos los unos a los otros». Para ello, agregó, poniendo cada una de sus palabras en la mirada de los policía presentes, «sed luz y cuidadores de los demás».

«Hacéis posible que todos nos llamemos hermanos»

«Tenéis un nombre, Policía Municipal, que significa el ser miembro de un cuerpo que hace posible que todos nos llamemos hermanos». Y lo tenéis, abundó, «para mantener la luz y ser cuidadores de los demás».

Finalmente, y tras tener un recuerdo especial con los policías fallecidos y sus familias, el pastor de la Iglesia que camina en Madrid los animó a hacer verdad su nombre: «Que la mano del Señor esté con vosotros para poder convivir y establecer unas relaciones fraternas, tanto en los que estamos en la ciudad como los que vengan de visita».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search