Madrid

Martes, 03 diciembre 2019 07:48

Cardenal Osoro a las hijas de María Auxiliadora: «El corazón se forma con una experiencia profunda del Señor»

Cardenal Osoro a las hijas de María Auxiliadora: «El corazón se forma con una experiencia profunda del Señor»

«Habéis consagrado 100 años, con el estilo de san Juan Bosco, a educar el corazón», ya que «no solamente es dar ideas y formarlo con conocimientos», sino que «lo habéis hecho sabiendo que el corazón se forma de verdad cuando lo toca una experiencia profunda del Señor». Con estas palabras, el cardenal Carlos Osoro se dirigió el pasado domingo, 1 de diciembre, a las hijas de María Auxiliadora, que celebran el centenario del colegio María Auxiliadora Salesianas.

En el acto, que se celebró en la capilla del centro educativo y congregó tanto a las hermanas como a los alumnos, el arzobispo de Madrid insistió en que «educar el corazón supone, también, defender la educación y los derechos a educar, fundamentalmente con hechos». «Yendo alegres a la Casa del Señor», con la Palabra de Dios marcando la dirección de sus palabras, «es como mejor defendemos nosotros la educación», explicó.

El purpurado animó a los salesianos y salesianas presentes a ser «protagonistas de las situaciones que viven los hombres en todas las circunstancias». Revestidos de esta coherencia, recordó la importancia de vivir «de lo esencial», sin entretenerse «en cosas secundarias que nos despistan y nos hacen tener miedo». Y, al fin y al cabo, «vivir de lo esencial es no tener miedo».

«Dios convierte las espadas en arados»

«Dios convierte las espadas en arados», destacó el prelado, tras señalar que «tenemos alegría cuando marchamos por las sendas que nos indica el Señor». Por tanto, «no utilicemos espadas, que hieren, matan y nos ponen a la defensiva».

Una sociedad «que se construye con espadas», insistió, «no es buena». Es una sociedad «de muerte y no de vida». Y vosotras, dijo, con su corazón postrado en el de las religiosas, «habéis estado 100 años sembrando en los corazones, desde la palabra que viene del Señor, sin utilizar lanzas». Un mundo «se construye con hechos, como lo hizo Jesucristo, hasta dar la vida».

El cardenal Osoro concluyó con una palabra de aliento para los jóvenes presentes: «Es verdad que hay anocheceres y tinieblas, pero vosotros tenéis que ser luz para este mundo; y no cualquier luz, sino la luz de Jesucristo».Como dijo Jesús, les pidió, «"amaos los unos a los otros como yo os he amado"», y «que nada os distraiga de este mandato esencial».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search