Madrid

Jueves, 22 octubre 2020 15:04

La diócesis de Madrid venera a san Juan Pablo II a través de sus reliquias

La diócesis de Madrid venera a san Juan Pablo II a través de sus reliquias

«¡No tengáis miedo! ¡Abrid de par en par las puertas a Cristo!». Son las primeras palabras que Karol Wojtyla pronunció al mundo recién elegido Papa, en 1978; la primera exhortación, la que alerta contra el miedo, está grabada en el relicario de la catedral de la Almudena que contiene una ampolla con su sangre. Este 22 de octubre, cuando la Iglesia celebra el día de san Juan Pablo II, varias son las parroquias de Madrid que exponen de manera especial las reliquias de este Papa santo para venerarlas.

El de la catedral de la Almudena es uno de los al menos cinco relicarios que hay con sangre del Papa en el mundo. Llegó a Madrid para la JMJ de agosto 2011 de manos del cardenal Dziwisz, su fiel secretario, quien meses antes, en la beatificación, había explicado: «La sangre fue tomada por los médicos con el fin de analizarla el 2 de abril de 2005, el mismo día de su muerte. Navarro Valls me informó de la posibilidad de pedir a los médicos, que habían realizado la extracción, la ampolla de la sangre del Santo Padre para conservar así viva su memoria. Los médicos, con mucha gentileza y benevolencia, me entregaron dos ampollas. Hasta hoy la sangre no se ha coagulado y mantiene su propio color natural». Así, según recogía Alfa y Omega en la apertura del Año Jubilar Mariano de la catedral, en 2017, los otros cuatro relicarios fueron preparados para la basílica de san Pedro, la catedral de Cracovia, la casa natal del Papa y uno destinado a envíos ocasionales adonde se requiriera.

La reliquia se quedó en Madrid como regalo del cardenal Dziwisz al entonces arzobispo de Madrid, el cardenal Antonio María Rouco Varela, quien la depositó en la catedral para la veneración pública de los fieles. Situada en la parte izquierda del altar de la Virgen, junto a la sacristía menor, se encuentra en una hornacina presidida por una imagen de bronce del Papa tallada por Juan de Ávalos. El relicario tiene forma de Evangelio abierto –como el que se depositó encima de su féretro– y en él, además de la ampolla con la sangre y esas primeras palabras de san Juan Pablo II, está labrado su escudo papal y la imagen de sus manos agarrando la cruz pastoral.

San Juan Pablo II catedral almudena 800x400 1

Una servilleta de tela

Otras parroquias de Madrid también contienen reliquias del santo, algunas de ellas expuestas este año por primera vez, como sucede con las que guarda la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Pozuelo. Coincidiendo con la reapertura del culto público en Madrid, el pasado mes de mayo –y también con el centenario del nacimiento del Papa– la parroquia daba a conocer «la mejor donación» que habían recibido en los últimos tiempos: la esposa de un piloto de Iberia les había llevado para su custodia permanente reliquias de uno de los viajes del Papa a España, entre ellas un autógrafo suyo, el reposacabezas, la servilleta que utilizó y los billetes (en la imagen principal). Se podrán venerar hoy, 22 de octubre, hasta las 21:00 horas.

En Santa María la Blanca, situada en Montecarmelo, se expone permanentemente en el presbiterio, a la izquierda del altar, un trozo de tejido impregnado de la sangre del Papa. Se puede ir a venerar siempre, especialmente este día en el que desde la parroquia se anima a rezar ante estos restos. Y en la basílica de San Miguel se conmemorará este día con una Eucaristía solemne a las 20:30 horas.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search