Madrid

Lunes, 28 octubre 2019 10:58

Cardenal Osoro a los tunos que honraron a la Virgen de la Almudena: «Seguid cantando a la vida»

Cuarentunos

«Cantad, con los sentimientos propios de quien ha sabido cantar, también, para los demás». Con esta invitación, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, se dirigió el pasado viernes, 25 de octubre, a los participantes de la XXVII edición del Certamen Nacional de Tunas de Derecho que se acercaron a ronda a la Virgen de la Almudena.

Un nutrido grupo de tunos, entre ellos muchos mayores de 40 años, los llamados cuarentunos, se dieron cita en la catedral para dejar su ofrenda a los pies del altar de la patrona de Madrid. El purpurado les agradeció su presencia y su canto. Les recordó que «la madre es, para todos, la más importante» y, por ello, «el Señor quiso dejarnos a su propia Madre como madre nuestra». Madre y padre, destacó, «son dos laderas que tenemos para poder existir y para poder estar en este mundo», pero la madre «tiene una singularidad especial en nuestra vida, quizá, porque en su vientre hemos estado mucho tiempo viviendo de ella».

Tras imponerles una beca de la Almudena, el arzobispo subrayó que «la patrona de Madrid y de la capital de España tiene un lugar especial en la catedral», que es «su santuario». Gracias «de corazón», repitió, una vez más. Ahora, «seguid cantando a la vida».

«Es absolutamente excepcional cantar a la Virgen de la Almudena»

Uno de los tunos de Derecho que ha participado de este encuentro es Alberto. Titi, como todos le conocen, reconoce la «gran alegría» que supone «inundar de sonrisas, del cantar y del tonar esta gran capital nuestra, que es Madrid, de la mano de 400 tunos y tunas». Aferrado a su incansable sonrisa, el madrileño destaca el hecho «absolutamente excepcional» de cantar para la Virgen de la Almudena, «quien nos autorizó a ser rondada en un lugar tan especial». Del mismo modo, «los tunos de España estamos agradecidísimos a la generosidad del cardenal Osoro y a los buenos oficios de Jesús Junquera, quien nos ha abierto las puertas de este magno edificio».

Esta iniciativa, concluye Titi en El Espejo de Madrid de COPE, «ha sido posible y se ha hecho realidad gracias al esfuerzo y al cariño de todos los tunos» y «estamos muy orgullosos de demostrar nuestro cariño y de iniciar nuestra andadura cantando a nuestra Madre, la Virgen, a la que además impusimos nuestra máxima distinción: la beca de honor de los tunos de España».

Un canto al amor y, sobre todo, a la belleza que, en forma de sonrisa, llevan tatuada en sus túnicas: «Es maravilloso estar juntos y cantar a nuestro honor, a nuestra Virgen, a nuestra alegría y al hecho de estar siempre disfrutando de lo que la tuna nos ha aportado: que es la alegría de la juventud».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search