14 de Junio de 2018

«Este Año Mariano concedido por el Papa es un regalo del amor de Dios»

Este viernes, 15 de junio, a la 19:00 horas, arrancan en la catedral de Santa María la Real de la Almudena los actos conmemorativos del 25 aniversario del templo con una solemne Eucaristía de acción de gracias y de apertura del Año Jubilar Mariano presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

Un acontecimiento que encuentra su sentido si volvemos –con fe y devoción– la mirada atrás, en concreto al 15 de junio de 1993. Aquel día, san Juan Pablo II vino a Madrid para dedicar la catedral, que había tardado más de un siglo en levantarse. Tras 25 años de dedicación a la Madre de Dios, el Vaticano ha concedido un Año Jubilar Mariano, que se prolongará hasta el 15 de junio de 2019.

El responsable de Actos Institucionales de la diócesis de Madrid y canónigo encargado del templo catedral, Jesús Junquera, y la directora del Museo de la Catedral, Cristina Tarrero, han sido entrevistados en el Informativo Diocesano de TRECE –conducido por Irene Pozo– para contar, desde la experiencia que arropa sus años de servicio a la Iglesia que peregrina en Madrid, los principales detalles que suscita un acontecimiento tan importante.

El reencuentro con ese Dios Padre que nos ama

«Siempre que a uno le hacen un regalo, lo expresas con gozo y alegría», ha señalado Junquera, dejando entrever, en cada una de sus palabras, un gesto alegre y emocionado. «Este Año Jubilar viene a ser ese regalo que te dicen que vuelves a empezar de nuevo», un reencuentro «con ese Dios Padre que nos ama» y que «es tan grande que se olvida totalmente de lo que pueda haber de malo». El hecho de que el Santo Padre haya concedido este Año Jubilar, «tiene que ser para esta Iglesia diocesana que camina en Madrid algo muy especial, y así lo vamos a vivir». Con esta premisa, el canónigo encargado del templo catedral recurría a la misericordia de Dios, «porque es un regalo de su amor que nos hace sentirnos plenamente hijos, con un Padre que está pendiente de nosotros».

Tarrero, a su lado, asentía cada una de las afirmaciones del responsable de Actos Institucionales, y adornaba sus palabras con la historia de la catedral y de la advocación de la Virgen de la Almudena. Además, añadía que «el Museo de la Catedral, en el fondo, también tiene su carácter evangelizador: son piezas fabulosas de objetos de arte, pero que todas tienen su significado». Un museo con solo once años de vida, pero «un tesoro por descubrir». Historia viva de Madrid que, como ha subrayado la directora, «permite a los madrileños que no se olviden de que, aunque nuestra catedral es moderna, la devoción a la Virgen María está muy presente desde el origen de la ciudad».

«La catedral es la casa de todos»

La devoción a la patrona de Madrid ha sido el centro, desde el principio hasta el fin de la entrevista, de todas las miradas. «¡Cada vez hay más Almudenas!», ha confirmado Jesús Junquera, para después destacar que «es una Virgen muy querida porque siempre formó parte del pueblo de Madrid». En ese sentido, «no se puede separar la historia de Madrid de la historia de la Almudena». Tras ese inherente detalle que descubre una advocación que siempre ha estado en el centro de la capital, ha revelado que «en cualquier sitio que encontramos una crucecita, ahí esta Santa María dentro de esa muralla, de esa pequeña ciudad».

25 años de una catedral que «es la casa de todos» y que, tal y como ha reconocido el sacerdote, «ha abierto sus puertas y ha hecho posible que todo el que llegue se pueda encontrar acogido» y «encuentre al Señor y a su Madre». Un lugar especial «de oración y de encuentro de los hombres con Dios», ha manifestado, cumpliendo el deseo del cardenal Osoro, quien «dice que todo el que venga se encuentre como en su casa», y «eso es lo que queremos lograr y por lo que luchamos día a día».

Con esa promesa, que «se encuentra con la sencillez de tener la puerta abierta y de acoger al que llega y mostrarle que también es su casa», el canónigo encargado del templo catedral ha reconocido que la labor de los que están allí reside en «servir y transmitir la Buena Nueva», para que la Iglesia de Madrid «sea viva, acogedora, de puertas abiertas», hasta hacer posible que «Santa María la Real de la Almudena entre en la vida de todo aquel que llega a visitarla».

«Dios quiere que estemos cerca de Él»

Durante la entrevista, también han abordado el tema de la indulgencia plenaria y cómo lucrar la misma, de acuerdo a lo previsto por la Penitenciaría Apostólica. Una indulgencia que, como ha confesado Junquera, «es un regalo de la misericordia de Dios». Un Dios Padre que «es tan grande y nos ama tanto que se olvida totalmente de lo que pueda haber de malo y solo quiere que estemos cerca de Él».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search