Madrid

Viernes, 02 noviembre 2018 13:25

El cardenal Osoro preside en la catedral una Eucaristía en el centenario del aniversario de la recuperación de la independencia de Polonia

El cardenal Osoro preside en la catedral una Eucaristía en el centenario del aniversario de la recuperación de la independencia de Polonia

El domingo 11 de noviembre, la catedral de Santa María la Real de la Almudena presidirá una solemne celebración de la Eucaristía en el 100 aniversario de la recuperación de la independencia de Polonia.

Presidida por el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, la Misa dará comienzo a las 12:00 horas. En ella concelebrarán capellanes de las comunidades polacas y otros sacerdotes.

La embajadora de Polonia en España, Marzenna Adamczyk, asistirá a esta Eucaristía en la que están invitados a participar miembros de asociaciones polacas y el pueblo polaco residente en Madrid.

Cien años de la recuperación de la independencia de Polonia

La historia de Polonia empezó en el año 966, cuando fue bautizado Mieszko, primer duque polaco.

El país alcanzó su máximo apogeo en los siglos XVI y XVII. En aquel entonces, el Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania formaban una unión, un estado dual que se caracterizaba por un sistema político muy original: democracia nobiliaria.

Lamentablemente, en 1795, Polonia perdió la independencia. Las potencias vecinas, Rusia, Prusia y Austria, repartieron su territorio, pretendiendo borrar para siempre el nombre de Polonia del mapa de Europa. Pero no lo consiguieron.

Tras 123 años, en 1918, Polonia recuperó la independencia. Esto fue posible gracias a los esfuerzos de varias generaciones de polacos y la derrota de los imperios ocupantes en la Primera Guerra Mundial.

El 11 de noviembre de 1918 Józef Piłsudski asumió el cargo del Presidente Provisional. Con estas palabras inauguraba el Parlamento polaco: «¡Señorías! Un siglo y medio de lucha, con frecuencia sangrienta y llena de sacrificios, encontró su triunfo hoy. Un siglo y medio de sueños sobre la Polonia libre ha estado esperando su cumplimiento en el momento presente. Hoy tenemos una gran celebración de la nación, una fiesta de alegría después de una larga y dura noche de sufrimiento. En esta hora del gran latido del corazón polaco, me siento feliz de haber tenido el honor de inaugurar las sesiones el Parlamento polaco (…)».

Sin embargo, muy pronto el renacido estado tuvo que defender la recuperada independencia (y la de los países vecinos) en la guerra polaco-soviética, finalmente imponiéndose en la batalla de Varsovia (a veces llamada el Milagro del Río Vístula) en agosto de 1920.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en los años 1939-1945, Polonia fue atacada y ocupada por la Alemania nazi y la Unión Soviética, y perdió la sexta parte de su población: alrededor de 6 millones de personas, la mitad de ellos ciudadanos polacos de origen judío, perecieron en el combate o fueron asesinados en los campos de exterminio.

A pesar de aquel enorme sacrificio y el esfuerzo bélico al lado de las potencias aliadas, tras la Segunda Guerra Mundial Polonia se encontró bajo la dominación de la Unión Soviética, perdiendo la independencia. La recuperó en 1989 bajo el liderazgo político del movimiento Solidaridad. En aquel proceso de la transición pacífica hacia la democracia un papel muy importante lo desempeñó la Iglesia Católica y el papa san Juan Pablo II.

El 11 de noviembre de 2018 se recuerdan los acontecimientos de hace un siglo. Y a los héroes y protagonistas de aquella historia dramática, a las generaciones pasadas que han hecho posible que en el siglo XXI el Estado Polaco pueda continuar su historia milenaria iniciada en el año 966 con el bautizo de Mieszko I.

Profesor Grzegorz Bak Trzebunia Niebies (UCM)

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search