Madrid

Viernes, 24 mayo 2019 12:09

José Luis Méndez, delegado de Pastoral de la Salud: «El enfermo no es una carga, sino un regalo»

JoseLuisMendez DelegadoPastoralSalud

Este domingo, 26 de mayo, se celebra la Pascua del Enfermo, que pone fin a la Campaña del Enfermo, con Eucaristías y Unción de los enfermos  en cada vicaría.

El delegado de Pastoral de la Salud de la archidiócesis de Madrid, José Luis Méndez, ha estado en el Informativo Diocesano de TRECE, conducido por Irene Pozo. Consciente de la descomunal labor que la Iglesia lleva a cabo con los más desfavorecidos, ha destacado que «la enfermedad y el dolor son fuente de sufrimiento», pero «para nosotros encierra un misterio de redención, unido a la Pasión de Jesucristo». No es que «nos alegremos por la enfermedad», ha insistido, sino que «hemos descubierto en la enfermedad, unida al misterio de la Cruz de Cristo, un misterio redentor». Y, por lo tanto, «una fuente de bien para el mundo».

«Para nosotros, el final es el Cielo»

Dentro de los objetivos que tiene esta campaña, «es muy importante que nos demos cuenta que en la Iglesia no solo tenemos unas personas a las que cuidar, como son los enfermos y las familias, sino que tenemos un tesoro en las personas que sufren». En este sentido, ha incidido en que «solo el hecho de pensar eso, nos ayuda a mirar al enfermo no como una carga, sino como un regalo».

En cuanto al lema Gratis habéis recibido, dad gratis de la campaña, dedicada por y para los voluntarios, ha recordado que cada vez es más importante su papel. «¡Cómo poder llegar y hacer presente a Cristo en medio del sufrimiento si no hay cristianos que estén allí, por encargo de Cristo, para anunciar la esperanza cristiana!». Hay que saber escuchar, ha insistido Méndez, así como «saber utilizar una palabra oportuna respecto a la esperanza», «perder el miedo a hablar de ciertos temas con serenidad» y ser conscientes de que «para nosotros, el final es el Cielo».

«Hay que tener un corazón a la medida del amor de Cristo»

El delegado, además, ha puesto especial hincapié en terminar con la idea de que el sacramento de la unción de los enfermos es un pasaje a la muerte. «En España esta celebración de la Pascual del Enfermo se lleva realizando desde hace 35 años, y se pide especialmente por los enfermos, se da la unción...». Y «esta idea está contribuyendo a que se pierda el miedo a pensar en la unción de los enfermos: que no es porque te estés muriendo, sino para dar y tener una palabra de consuelo y de esperanza», recuerda.

«Es muy importante, también, que los voluntarios se formen en el corazón», ha ahondado el delegado. Para ello, «hay que tener un corazón a la medida del amor de Cristo»; y «esto significa que el voluntario tiene que entrar en una dinámica de oración y de ser contemplativo». Yo «cada vez estoy más convencido de que si alguien quiere saber qué es humanizar la medicina, que mire cómo eran los hospitales que ha levantado la Iglesia católica…», ha concluido.

Entrevista completa en el Informativo Diocesano de TRECE 

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search