Madrid

Jueves, 05 septiembre 2019 11:45

La Milagrosa celebra el 25 aniversario de la muerte del padre José María Alcácer CM con diversos actos

La Milagrosa celebra el 25 aniversario de la muerte del padre José María Alcácer CM con diversos actos

El 10 de septiembre de 1994 fallecía el padre José María Alcácer CM, gran compositor, director y organista.

Con motivo del 25 aniversario de su fallecimiento, la basílica parroquia de La Milagrosa (García de Paredes, 45) organiza distintas celebraciones para recordarle. Comenzarán el martes 10 de septiembre con una Eucaristía en su memoria a las 20:00 horas. En ella cantará el grupo Alborada, que interpretará algunas composiciones del padre Alcácer.

En los próximos meses, como homenaje, se programarán distintos conciertos corales y de órgano, y una conferencia del padre Jesús Mª Muneta CM.

Breve reseña biográfica

José Mª Alcácer Martínez nace en Aldaya (Valencia) en 1899. Músico precoz, lleva la música en la sangre: su padre tocaba el clarinete y el violín. Y él, con 5 años, llevaba la funda del clarinete y silbaba las piezas de la Banda. Con 12 años se matricula en el Conservatorio de Valencia. A los 14, entra en el Seminario y tiene como profesor de gregoriano, armonía y contrapunto a Vicente Repullés.

En 1917, a los 18 años, entra en el noviciado de la congregación de la Misión en Madrid. Cursa Filosofía en Madrid y Hortaleza, y Teología en Cuenca y Madrid. En Cuenca, con el coro de los teólogos paúles, bajo la dirección del joven Alcácer, actúa en la comunidad del Seminario de San Pablo, en la catedral, en otras iglesias, en el salón Palafox y en otros lugares. Siempre con éxito.

Ordenado sacerdote (Madrid, 1926), estudia armonía, contrapunto, fuga e instrumentación con Emilio Vega, quien prologa el Cancionero religioso (1928), y le aconseja que vaya a Roma. Estudia en la Pontificia Escuela Superior de Música. Preso en la guerra civil (1936), exiliado en Francia, tras azarosa odisea, vuelve a España en 1938. Reside en Madrid (basílica de la Virgen Milagrosa), donde ejerce como organista, compositor y director. Toma contacto con Otaño, y con el gran maestro Conrado del Campo. En 1943 obtiene el primer Premio en Composición, con un Primer Tiempo de Cuarteto. M. Palau (Conservatorio de Valencia) será, años más tarde, su maestro en procedimientos modernos de composición y orquestación.

Ejerce como profesor en el Filosofado de Hortaleza y el Teologado de Cuenca y Salamanca, pero la mayor parte de su vida irá ligada a su labor musical, pastoral y litúrgica en la basílica de la Virgen Milagrosa, hasta su muerte en 1994. Para ti es mi música, Señor, canta el Salmo 100 y puede ser el mejor lema de su vida.

En 1990 recibió un Homenaje en la basílica parroquia La Milagrosa. El Nuncio, en nombre del Papa, le impuso la Cruz Pro Ecclesia et Pontífice. Escribe a una sobrina: Yo casi toda mi vida la he dedicado a componer música religiosa para el Culto Divino.

Entre sus composiciones musicales se pueden destacar:

  • Cancionero Religioso en estilo popular. Un «bestseller» en su tiempo, el Cancionero religioso más usado en seminarios, parroquias, casas religiosas, hasta el Concilio.
  • El Salterio.
  • Ofrenda Lírico-Litúrgica. Bello título que comprende La Liturgia de las Horas entera. Es la contribución más importante de este genial músico a la música renovada por las directrices del Vaticano II.
  • Misas: en honor de san Antonio Mª Claret, en honor de san Vicente de Paúl, Misa de «Réquiem», «Medalla Milagrosa», «Vaticano II», Basilical, etc.
  • Cancionero Polifónico.
  • Yo cantaré.
  • Cantos interleccionales.
  • La Navidad en diez canciones.
  • Trípticos de Navidad.
  • Música para órgano.
  • El Salmo Responsorial (Dominical-Festivo).

(Padre Juan José González, CM, párroco de la Milagrosa)

© 2018 Archidiócesis de Madrid. Todos los derechos reservados - Login

Search