Madrid

Martes, 07 abril 2020 09:00

Monseñor Cobo: «Cuando no veas a Jesús, hazte pobre y ponte a servir»

Este Lunes Santo, Jesús se quedó en casa de María, Marta y Lázaro, en Betania, y la pregunta es, tal y como la formuló el obispo auxiliar de Madrid monseñor José Cobo en la homilía de la Eucaristía retransmitida por YouTube, si «nosotros le invitamos a nuestro confinamiento, a nuestras casas y a nuestra vida tal y como está». «Si le traes a casa –explicó–, Jesús te va a enseñar a mirar esta Semana Santa totalmente distinta, porque no te hace salir a lugares, no te hace contemplar procesiones. Te quedas en casa, y desde tu casa Jesús te explicará el misterio de la vida».

Al igual que Jesús se puso en las manos de sus amigos de Betania, fiándose de ellos, si se queda en nuestras casas «se pone en nuestras manos. La Pasión es dejarse hacer. Mañana, [Jesús] se pondrá en las manos de Judas, luego en las de Pilato, luego en las de la multitud, hasta que descanse en el regazo de su Madre al ser bajado de la cruz. Siempre dejándose hacer, esperando a que le llegue la hora. Él no la planifica, no es un suicida, no busca la muerte, pero Jesús acepta lo que viene y nos pregunta cómo nosotros vemos la vida en este momento».

Haciendo referencia a la primera lectura, monseñor Cobo recordó que el Cristo al que invitamos a casa y acogemos para vivir la Semana Santa es «aquel siervo pobre y humilde que rescatará la humanidad no desde el poder o la política sino desde el servicio y la entrega a los más pobres». Un Cristo que además «se deja cuidar», y por eso «es el momento del cariño». «María reza –describió el prelado– acariciando a Jesús, derrochando su perfume, empobreciéndose».

Si invitamos a Jesús a casa, es un momento de recuperar los gestos, afirmó el obispo auxiliar: «El gesto del cariño y del amor, que es lo que Jesús sabe contemplar». Jesús se queda en casa «pero quiere que le acompañemos». Va a haber momentos duros «en los que no le veamos, en los que no le sintamos cerca; entonces tendremos que salir donde Él se queda, con los siervos, con los pobres, con los que necesitan de nosotros. Cuando no veas a Jesús, entrégate a los pobres. Cuando no veas a Jesús, hazte pobre y ponte a servir».

«Esta es la mirada para entender la Semana Santa», aseguró monseñor Cobo, y concluyó: «Llegará la Pascua y aprenderemos a mirar como Jesús quiere que miremos. Seguro que oleremos a Jesús, a estos gestos gratuitos. Seguro que todo será nuevo si nos dejamos llevar por Él».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search