Madrid

Jueves, 30 abril 2020 12:32

La Mesa por la Hospitalidad analiza por videoconferencia con el arzobispo los retos que afronta

La Mesa por la Hospitalidad analiza por videoconferencia con el arzobispo los retos que afronta

El arzobispo de Madrid cardenal Carlos Osoro se reunió por videoconferencia este miércoles, 29 de abril, con los integrantes de la Mesa por la Hospitalidad para conocer, por una parte, cómo han adaptado su trabajo social y samaritano las distintas entidades en las variadas situaciones de la migración y los refugiados, que abarcan menores, mujer, ayuda de urgencia, trabajo y empleo, vivienda, formación, integración, acompañamiento legal, cercanía personal... En definitiva, todo lo que responde al programa tantas veces expresado por el Papa Francisco de acoger, proteger, promover e integrar, con calidad y con calidez.

En este terreno se constataron las muchas dificultades habidas en este tiempo de pandemia, sobre todo en una labor que la Iglesia de Madrid realiza desde el contacto humano y personal. Los nuevos tiempos han requerido reinventarse y buscar nuevas formas para el trabajo de técnicos y voluntarios, teniendo en cuenta además el muy destacado aumento tanto de personas a acompañar como la gravedad de las situaciones. Dificultades que han revelado cientos de esfuerzos generosos de hombres y mujeres de a pie, que, desde el Evangelio y desde su realidad personal y social, han cubierto Madrid de una red de solidaridad, de justicia, y de seguir poniendo en el primer lugar a los descartados, rostro y presencia del Señor Jesús.También se compartió con el cardenal cómo se ve el futuro de la migración en el después y qué caminos y subrayados evangélicos debe adelantar y concretar la Iglesia de Madrid.

La Mesa por la Hospitalidad es consciente de la dureza de la situación que, si ya es complicada a día de hoy, se vaticina con mayor dureza, sin descartar un repunte de la xenofobia y la aporofobia. Por eso se insistió en que hay que hacer llegar a toda la sociedad madrileña, y a todos los niveles, la rotunda afirmación de la Doctrina Social de la Iglesia de que la persona, cada persona concreta, es lo primero, y sobre ella debe girar todo.

Que nadie quede atrás

Los integrantes de la mesa aseguraron que no se puede dejar a nadie atrás y que la Iglesia de Madrid no va a dejar a nadie en la cuneta. Para ello, se descubren y ponen en marcha nuevos esfuerzos, nuevas herramientas, nuevas posibilidades que concreten en cada situación –codo a codo con entidades civiles– el servicio a los últimos. Precisamente el día de la reunión, el Santo Padre había insistido en la Misa en Santa Marta en que los cristianos necesitan concretezza, concreción.

Se vio cómo todo eso supone un trabajo en red que, aceptando y potenciando el carisma y el ministerio propio de cada quien, no se encierre en «mi etiqueta y mi parcelita»; cada quien ejercitando su vocación, y todos formando el Cuerpo de Cristo codo a codo con los migrantes forzosos y los necesitados de asilo y refugio. Y, de ahí, el ser Iglesia de Madrid que, además de ofrecer su leal colaboración a las autoridades políticas y sociales, también sea capaz de indicar las correcciones que deban hacer.

El último ejemplo lo constituye la campaña de decenas de organizaciones civiles y religiosas pidiendo un planteamiento legal que reconozca jurídicamente el trabajo y la presencia que, de hecho, ya realiza la migración al servicio de la sociedad, y que ha sido especialmente destacada en estos tiempos. Así, la mesa se dirigió por escrito al presidente del Gobierno y otras autoridades estatales con la demanda ética de un mismo trato legal por parte del Estado a quien la Iglesia y otras entidades se lo están dando ya real por motivos humanitarios: mismos deberes y mismos derechos.

Durante la reunión también hubo un tiempo dedicado a interesarse unos y otros por la situación personal y familiar de cada quien, y se abrió y cerró con la oración ya que, como dijo el arzobispo de Madrid, «todo esto nace del Señor, se descubre en el Señor y se hace realidad por el Señor».

Sobre la Mesa por la Hospitalidad

La Mesa por la Hospitalidad fue convocada en 2015 por el cardenal Carlos Osoro para abordar la situación de los refugiados y desplazados que llaman a las puertas de Europa, y dar una respuesta conjunta y coordinada desde la Iglesia de Madrid. Forman parte de ella la Delegación Episcopal de Movilidad Humana del Arzobispado de Madrid, Cáritas Diocesana de Madrid, CONFER, Pueblos Unidos-SJM, Sercade-Capuchinos, Justicia y Paz Madrid y la Comunidad de Sant'Egidio.

Para más información, puede consultarse su página web.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search