Madrid

Viernes, 08 mayo 2020 12:04

Purísimo Corazón de María ha atendido a 25 familias en esta pandemia

Purísimo Corazón de María ha atendido a 25 familias en esta pandemia

Desde el inicio de esta situación que estamos viviendo a causa de la pandemia provocada por el COVID-19, la parroquia Purísimo Corazón de María (Embajadores, 81) ha atendido a 25 fanmilias a través de su cáritas parroquial.

En tiempos normales acudían al templo en busca de ayuda 12 familias que, cada 15 días, recibían un lote de alimentos y, en algunos casos puntuales, ayuda para el pago del alquiler o gastos de la casa.

Pero desde hace dos semanas, el número de peticiones se ha duplicado. En estos momentos, la parroquia atiende a unas 25 familias, en su mayoría inmigrantes que alquilan habitaciones, o algún español en paro. Como explica su párroco, Fausto Calvo, también han ayudado a un español que vivía solo y que enfermó con coronavirus. En este caso, los voluntarios le llevaron la comida a su domicilio. O a alguna familia que había dejado de acudir a los servicios de cáritas porque habían encontrado un trabajo que, con la crisis, han perdido.

Los habituales acuden a la parroquia los lunes y jueves, días tradicionales de atención del servicio. Pero los nuevos se acercan según lo van necesitando, siendo atendidos por el párroco.

Para responder a las necesidades, la parroquia cuenta con productos en epecie donados por los feligreses, que incluso en estos tiempos siguen practicando su solidaridad. Y con unos vales que los usuarios pueden canjear en las tiends Dia.

Sin embargo, como las necesidades aumentan, quien quiera puede colaborar enviando su donativo a la siguiente cuenta:

Cáritas Parroquia Purísimo Corazón de Maria

ES91 2100 1739 6502 0020 9051

Apertura del templo

Durante este tiempo de confinamiento, el templo ha abierto sus puertas todos los días en horario de 8:30 a 13:30 y de 18:00 a 21:00 horas.

Y ahora se está preparando para abrir el culto a los fieles.

Para ello, y cumpliendo las normas de la CEE y del Arzobispado de Madrid, las puertas de la iglesia permanecerán abiertas, evitando que los fieles las toquen para entrar o salir.

Ya están marcados los sitios en los bancos donde la gente podrá sentarse. En la primera fase de apertura, el templo solo podrá ocuparse en menos de un tercio de su capacidad, para respetar bien la distancia, ya que los bancos están muy juntos. Eso significa que en cada celebración habrá un máximo de 85 personas.

En principio se mantendrán las eucaristías habituales: cuatro los días laborables y siete los domingos. Muchas de ellas estarán presididas por el párroco, con el fin de proteger a los otros tres sacerdotes que colaboran en el templo, que son mayores.

El aumento de celebraciones dominicales es algo que de momento no está previsto. «No se pueden poner más misas porque hay que desinfectar los bancos después de cada celebración, y no daría tiempo», explica el párroco. «Vamos a observar cómo viene la gente. Estamos abiertos a poner más misas, una al final de la mañana y otra más al final de la tarde. Todo depende del número de fieles que vengan», concluye.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search