Madrid

Martes, 26 mayo 2020 10:49

San Francisco de Asís de Vallecas atiende las necesidades de más de 80 familias a la semana

San Francisco de Asís de Vallecas atiende las necesidades de más de 80 familias a la semana

Atendida por los padres Franciscanos de la TOR, la parroquia San Francisco de Asís (plaza Corpus Barga, 4) ha sido muy azotada durante esta pandemia provocada por el COVID-19. Y es que dos religiosos de la comunidad han fallecido por el coronavirus y otro ha estado ingresado en el hospital, aunque ya se encuentra en proceso de recuperación.

A pesar de ello, el párroco, padre Roberto Guerrero, TOR, no ha perdido el ánimo y ha mantenido la ayuda a las familias vulnerables que acudían en busca de auxilio.

Ubicada en Vallecas, una de las zonas más afectadas por la enfermedad, cuenta con una elevada población de inmigrantes. Muchos de ellos sin papeles, que durante esta crisis han perdido el empleo y que, al trabajar en la economía sumergida, no tienen derecho a otras prestaciones.

«Estamos viviendo una situación muy complicada», asegura el párroco. «Nos vemos impotentes para arreglar todos los problemas que nos llegan»… Y es que la realidad golpea con dureza: «familias con niños que viven en una habitación reducida, y pagan 380 euros al mes de alquiler… o madres con niños a su cargo… como una joven con varios hijos, cuyo arrendatario le pide que pague el alquiler de la habitación que ocupa y que se ha acumulado desde el mes de febrero, pero ni siquiera él es el arrendatario del piso…». «La miseria y la infravivienda en esta zona es habitual. Pero esto va a peor», afirma.

Pero el padre Guerrero no se rinde ante la adversidad. Por eso, trata de buscar ayudas en todas partes. «Ahora mismo estaba intentando contactar con una médico que conozco, porque una de las chicas que ha acudido a la parroquia tiene un problema urgente de salud, y no la están atendiendo».

Salud, alquiler, ayudas a la infancia

Desde la parroquia se acogen todas las situaciones que llegan: problemas de salud, pago de alquileres, necesidad de alimentos, ayudas a la infancia. «Incluso las derivadas por los Servicios Sociales durante la pandemia. Ayer llegaron cuatro personas buscando ayuda para su familia».

En tiempos normales, la Cáritas parroquial atendía a unas 80 unidades familiares a la semana. Una cifra que variaba según las épocas, pero que se ha mantenido estable durante el confinamiento.

Como no era posible la atención presencial de Cáritas, que se reanuda este martes de 17:00 a 19:00 horas, esas personas han continuado recibiendo ayuda gracias al párroco. Previa cita, recibía cada día a 10 familias, a las que entregaba un lote de alimentos de primera necesidad. «Y es que los emigrantes veían que no podían seguir adelante».

Las situaciones de nueva necesidad surgidas durante los dos últimos meses también han recibido respuesta desde la parroquia. «Somos franciscanos. Atendemos a todos los que llegan», apunta el párroco. Por eso, nadie se ha ido sin una bolsa de comida.

Los productos no perecederos proceden del Banco de Alimentos, de donaciones de Alcampo y de donativos de particulares. «Tenemos un convenio con el Banco de Alimentos, pero debido al confinamiento no hemos podido ir al almacén a por comida. Los voluntarios de la parroquia pudieron acercarse el primer lunes de mayo», explica. También el cercano hipermercado Alcampo les ofrece los jueves, durante todo el año, una furgoneta cargada de productos variados, «que han ido a recoger voluntarios de la parroquia».

En cuanto a las ayudas para el pago de alquileres y otros recibos, algunas han sido atendidas desde el templo. Y otras, remitidas a Cáritas Vicaría IV.

Quien quiera colaborar puede ingresar su donativo en la cuenta de la Cáritas parroquial: ES17 2038 1047 16 300 2289840.

Culto con fieles

Desde el pasado 18 de mayo, la parroquia ha retomado los horarios habituales de apertura del templo.

Con un aforo en esta primera fase de 50 personas, las eucaristías se celebran cumpliendo las normas para ello establecidas. El horario de las mismas es el siguiente: de lunes a sábado a las 9:00 y a las 20:00 horas; y los domingos, a las 10:30, 13:00 y 20:00 horas. «Hemos suprimido la Misa de niños, que era a las 12:00 horas», explica el párroco, «porque al no haber catequesis, los padres no traen a sus hijos. De todos modos, les estamos animando a que vengan a la Misa de las 13:00 horas».

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search