Madrid

Martes, 26 mayo 2020 14:49

Más de 180 familias reciben ayuda desde Santa Inés de Villaverde Alto durante la pandemia

Más de 180 familias reciben ayuda desde Santa Inés de Villaverde Alto durante la pandemia

Desde el inicio de esta crisis que estamos viviendo a causa de la pandemia provocada por el COVID-19, el número de familias en situación de necesidad se ha disparado.

Desde la parroquia de Santa Inés (avda. Real de Pinto, 72) de Villaverde Alto se ha prestado atención a más de 180 familias.

Pedro Muñoz, su párroco, señala que antes de que comenzara el Estado de alarma, desde la Cáritas parroquial se hacía el seguimiento a 153 familias de la zona. A ellas se han unido más de 30 nuevas situaciones, que con la atención presencial recuperada, y respetando las normas de seguridad, «se están dando de alta, con la documentación necesaria».

«Su perfil es muy variado», apunta. «Se trata sobre todo de personas muy vulnerables, pertenecientes a todas las culturas y a todos los pueblos, que se han quedado sin trabajo, o que estaban recién llegados como refugiados… Gente empleada en la hostelería o en la construcción, y que después de más de dos meses sin ingresos sus ahorros se han resentido…O gente empleada en el hogar, que trabajaba por horas, y que no han vuelto a sus empleos porque las familias tienen miedo. Unos han seguido pagando, pero no les han llamado para retomar su trabajo».

Muchas de estas unidades familiares han sido golpeadas por la crisis por segunda vez. Como explica Pedro Muñoz, «hay gente que no había remontado la crisis de 2008, y les ha afectado esta nueva. Y personas que habían superado las dificultades, y han tenido que regresar a la parroquia en situación de necesidad».

«No sabemos cómo se va a ir afrontando el tema, pero va a ser una crisis más virulenta que la de 2008, asevera. A día de hoy, solo estamos paliando el tema de la alimentación. Cuando empiecen a aflorar los alquileres, los gastos de suministros…, va a ser tremendo».

santa ines villaverde alto sacerdote bolsa 1600X800

Alimentación, orientación y acompañamiento

A pesar del confinamiento, la parroquia ha seguido atendiendo las necesidades de todas estas personas a través de la orientación, el acompañamiento y, sobre todo, la alimentación.

Gracias a un convenio con el Banco de Alimentos, todos los meses ofrece a estas unidades familiares en situación de necesidad un lote de alimentos no perecederos. Durante la pandemia, esta entrega se ha realizado con más frecuencia.

A esta ayuda, se añade la aportación solidaria de FRUJUCA, de Mercamadrid, que ha donado frutas y verduras para los más necesitados.

La de los jóvenes de la Vicaría VII, a través de la campaña YoXTi, que han recaudado alimentos solidarios a cambio de mascarillas.

Los menús solidarios que han proporcionado comida caliente diaria a numerosas familias de Santa Inés: los 150 donados por Mek Mek Café, o los 70 ofrecidos por  World Central Kitchen.

Y la aportación de familias y asociaciones colaboradoras con la Casa de los Pobres, del padre Enrique, que tuvo que cerrar sus puertas debido a la concentración en espacios temporales de todas las personas en situación de calle o sin hogar. «Al extender sus redes, explica Pedro, han llegado a parroquias con mayor vulnerabilidad, como Santa Inés». Así, por ejemplo, «29 familias voluntarias que se han encargado de otras tantas familias de la parroquia».

santa ines villaverde alto sacerdote mano 1600X800

«Y muchas más asociaciones que están colaborando», añade. Y es que, para el párroco de Santa Inés, «es muy bonito ver cómo se está generando una red entre comunidades cristianas, diferentes asociaciones, colegios, redes vecinales… en la que la Iglesia tiene un papel relevante como centro y difusión de la caridad».

«La gente está volviendo a la Iglesia, asegura, porque ve que no ha dejado de lado a sus hijos. A pesar de que nos hayan confinado, las iglesias han estado abiertas para la oración, pero también para la caridad. Si no hubiera sido por eso, ¿a dónde llama la gente?», concluye.

Culto con fieles

Desde el lunes 18 de mayo, la parroquia ha abierto sus puertas al culto con fieles cumpliendo las normas para ello establecidas.

Con un aforo para 56 personas, ha retomado sus horarios habituales, por lo que de lunes a sábado hay Eucaristía a las 19:00 horas; y los domingos, a las 11:30 y a las 13:00 horas.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search