Madrid

Viernes, 05 junio 2020 12:05

Más de 160 familias han sido atendidas durante esta pandemia desde San Romualdo

Más de 160 familias han sido atendidas durante esta pandemia desde San Romualdo

Ubicada en el barrio de Ascao, en el distrito de Ciudad Lineal, la parroquia de San Romualdo (Ascao, 30) ha prestado atención a más de 160 unidades familiares durante esta crisis provocada por la pandemia del COVID-19.

El párroco, José Ramón Fernández, explica que «las familias en situación de nueva necesidad son tantas que las demandas de ayuda han aumentado en más de un 70%». Y es que, «en un barrio con una elevada tasa de inmigración, numerosas personas se han quedado sin empleo. Muchos trabajaban en la hostelería, o vivían en habitaciones alquiladas que no podían pagar. El 90% de las peticiones nuevas que nos han llegado es de inmigrantes».

Con motivo del confinamiento, la Cáritas parroquial tuvo que cerrar la atención presencial, «porque sus voluntarios son en su mayoría personas mayores». Pero la acción social no ha parado.

«Lo más urgente ha sido la alimentación y la higiene, y la ayuda para el pago de alquileres». Esta última, gestionada «a través de Cáritas Vicaría II».

Menús elaborados y adopción de familias

Para solucionar el problema de la alimentación, se han habilitado varios cauces. «A las cerca de 20 familias a las que la parroquia hacía un seguimiento habitual, se les ha seguido proporcionando alimentos a través de unas tarjetas de compra en Mercadona. Así, ellos adquirían los productos que necesitaban, y aprendían a administrarse».

En el caso de las nuevas situaciones, se ha contado con un reparto diario de comida caliente. «A través del Ayuntamiento, nos han ofrecido menús proporcionados por un catering. Más de 40 familias se han beneficiado de esta solución, que ha llegado a más de 80 personas». Además, «dos restaurantes de la zona nos han proporcionado menús en forma de comida solidaria. Y tiendas de alimentación del barrio han ofrecido comida».

Como la demanda aumentaba y los recursos empezaban a escasear, la parroquia puso en marcha la campaña «Adopta una familia». «Familias de la parroquia han adoptado a una familia del barrio compartiendo con ellos la comida elaborada, o haciendo la compra».

Los pagos concretos, como las tarjetas de Mercado, han sido cubiertos por la parroquia, que ha contado con la solidaridad de los feligreses mediante la aportación de donativos.

Ahora, con el templo abierto, se ha retomado la atención presencial de la Cáritas parroquial. «Porque siguen apareciendo nuevas personas en situación de necesidad», concluye el párroco.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search