Madrid

Viernes, 16 octubre 2020 13:50

El centro de Madrid de Hermandades del Trabajo recuerda a monseñor Antonio Algora

El centro de Madrid de Hermandades del Trabajo recuerda a monseñor Antonio Algora

Monseñor Antonio Algora, obispo emérito de Ciudad Real, fallecía este jueves 15 de octubre a consecuencia del COVID-19.

El centro de Madrid de Hermandades del Trabajo ha querido unirse al dolor por el fallecimiento de quien fuera obispo asesor de las Hermandades del Trabajo. «Damos gracias a Dios por su vida y ministerio. Por su amor a Hermandades y a la Pastoral Obrera. Invocamos al Dios de la vida para que le acoja en su Casa y le siente en la mesa con don Abundio y sus amigos».

Profundamente vinculado a Hermandades del Trabajo, «donde ha sido muy querido y admirado en todos los centros», recuerdan que «el pasado 18 de julio nos acompañó en el encuentro virtual de las Hermandades de España y América, en el que nos transmitió un mensaje de fe y esperanza en nuestra labor como apóstoles del mundo del trabajo».

Biografía

Monseñor Antonio Ángel Algora Hernando nació en La Vilueña (Zaragoza), el día 2 de octubre de 1940. Cursó los estudios eclesiásticos en el seminario diocesano de Madrid. El 23 de diciembre de 1967 fue ordenado sacerdote y quedó incardinado en la que entonces era la archidiócesis de Madrid-Alcalá y que hoy son tres diócesis: Madrid, Alcalá y Getafe. Estudió Sociología en el Instituto Social León XIII, de la Universidad Pontificia de Salamanca en Madrid.

Desde 1968 a 1973 desempeñó el cargo de consiliario de las Hermandades del Trabajo en Alcalá de Henares. Trasladado a Madrid como consiliario de los jóvenes de las Hermandades del Trabajo, sustituyó al fundador, Abundio García Román, en 1978, como consiliario del centro de Madrid.

El 9 de octubre de 1984 fue nombrado vicario episcopal de la vicaría VIII de la archidiócesis de Madrid.

El 20 de julio de 1985 fue nombrado obispo de Teruel y Albarracín. Y consagrado obispo el 29 de septiembre de ese mismo año, por el nuncio apostólico en España, monseñor Mario Taglaferri.

El día 20 de marzo de 2003 fue nombrado obispo de Ciudad Real, con el título honorífico de Prior de las Órdenes Militares. Tomó posesión el día 18 de mayo de 2003 de manos de monseñor Rafael Torija.

El 2 de octubre de 2015, después de doce años como obispo de la diócesis de Ciudad Real, presentó la renuncia al gobierno de la diócesis por razones de edad. El 8 de abril de 2016 el papa Francisco anunció que lo sucedería Gerardo Melgar Viciosa, hasta esa fecha obispo de la diócesis de Osma-Soria. Desde entonces, don Antonio Algora tuvo su domicilio en Madrid y celebraba Eucaristía diaria en la parroquia Santa María la Mayor y San Julián.

En la Conferencia Episcopal Española (CEE) fue miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar y obispo responsable del Departamento de Pastoral Obrera desde el año 1990. También fue miembro, desde 1993, del Consejo de Economía y el responsable del Secretariado para el Sostenimiento Económico de la Iglesia hasta noviembre de 2016. Además fue miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de 1987 a 1999. Ha sido también miembro de la «Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia», que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.

Asimismo, fue presidente de la Fundación Pablo VI y, en los años en los que fue obispo de Ciudad Real, copresidente de la Comisión Mixta Iglesia-Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Actualmente en la CEE, a partir de la Asamblea Plenaria de noviembre de 2019, era miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y Promoción humana. Desde marzo de 2020 a septiembre de 2020 ha sido obispo responsable del Departamento de Pastoral Obrera de esa Comisión Episcopal.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search