Noticias

Miércoles, 17 diciembre 2014 01:00

Monseñor Carlos Osoro: “El ser humano no puede encerrarse en sí mismo”

El pasado lunes, 15 de diciembre, el Arzobispo de Madrid, Mons. Carlos Osoro Sierra, visitó el Colegio San Ignacio de Loyola, de Torrelodones, que este año celebra sus Bodas de Oro. Durante la jornada, Mons. Osoro visitó la residencia de ancianos, dependiente de la parroquia, y el centro escolar, que está en proceso de expansión. Además de inaugurar una exposición conmemorativa y recorrer las aulas, donde mantuvo encuentros con alumnos y profesores, el prelado madrileño presidió la celebración de la Eucaristía, concelebrada por el Padre Gabriel, responsable del centro escolar.

En su homilía, Mons. Osoro recordó que “estamos viviendo un momento especialmente importante en este colegio San Ignacio de Loyola, que comienza su trayectoria en el año 1964. Después de estos años, nos encontramos en este lugar donde, a través de muchas vicisitudes y circunstancias, podemos constatar con nuestros propios ojos esta realidad del colegio”. Así, dio gracias Dios “por esta etapa que le toca vivir al colegio, con tanta historia”.

Además, invitó a los presentes a meditar sobre tres palabras: contemplar, vivir y estar. “Contemplemos, dijo, lo que acontece: el Señor nos pide que contemplemos este colegio de San Ignacio, esta realidad que no solamente es hormigón, pintura, cemento y madera… sino que sois fundamentalmente todos vosotros, los alumnos, y los profesores, también los padres que os fiáis de lo que aquí se entrega a vuestros hijos”. “Aquí habéis crecido, pero no de cualquier manera: la dimensión trascendente de vuestra vida ha sido una realidad que se ha alimentado aquí, porque es una realidad de la existencia humana”, señaló. En este sentido, afirmó que “el ser humano no puede encerrarse en sí mismo” ya que “no solamente se destruye él, sino que destruye también a los demás, porque no les mira”. “El ser humano, prosiguió, es imagen de Dios. Dios nos ha hecho a su imagen y semejanza para que nos respetemos, para que cualquier ser humano, hombre o mujer, crezca cada vez más como persona que tiene que amar, que tiene que servir a los demás, que tiene que considerar que el otro es más importante que uno mismo”. Por eso, insistió en que el colegio San Ignacio “es un lugar donde la gran belleza, que es Jesucristo mismo, entra en el corazón de todos los que aquí estáis, para que os haga crecer en esas dimensiones que sólo Él puede ofrecer al ser humano”. “Qué bellas son vuestras vidas queridos alumnos, aseguró, cuando descubrimos cómo en ellas va creciendo el rostro de nuestro Señor Jesucristo, que al fin y al cabo es lo que Él desea de todos nosotros”.

En alusión a la cercana Navidad, explicó que “es el acontecimiento más grande que ha podido existir: que Dios se haga presente en esta historia y tome rostro humano para enseñarnos a tener el rostro de Dios. Por eso, cuando contempléis en el Nacimiento al Niño Jesús, contemplad que ese que es Dios mismo, que se ha hecho hombre, viene a esta tierra para que seamos como Él, para que seamos en Él. Y a esto ayuda el colegio de San Ignacio”.

A continuación, invitó a meditar sobre el vivir. “El Señor nos dice que vivamos con la sabiduría que viene de Dios. Él se acerca a cada uno de los que estamos aquí para amarnos, para querernos y para tener misericordia de nosotros. Es la misericordia entrañable de un Dios que nos quiere tanto que, cuando lo descubrimos, es imposible que quedemos exactamente igual en la reacción de nuestra vida”. Por ello, animó a vivir “con la sabiduría de Dios’”. “Para hacer todo esto”, prosiguió, “permanezcamos en la escuela de Jesús. Él quiere llegar al corazón de todos nosotros, quiere entrar en nuestra vida. Permanezcamos en su escuela”. Dios, apuntó, “al abrirle nuestro corazón, nos dice que somos imágenes de Dios”.

Concluyó exhortando a todos los presentes a vivir “con la sabiduría de Dios, permaneciendo en la escuela de Jesús: la escuela del amor y de la gracia, de la paz y de la vida, de la bondad y de la verdad”.

Los actos conmemorativos de las Bodas de Oro del Colegio San Ignacio de Torrelodones continuarán a las 18,00 horas de esta tarde, en la Casa de Cultura de la localidad, donde se desarrollará el acto “Colegio San Ignacio de Loyola, 50 años celebrando la Navidad”.

Arzobispado de Madrid

Sede central
Bailén, 8
Tel.: 91 454 64 00
info@archidiocesis.madrid

Catedral

Bailén, 10
Tel.: 91 542 22 00
informacion@catedraldelaalmudena.es
catedraldelaalmudena.es

 

Medios

Medios de Comunicación Social

 La Pasa, 5, bajo dcha.

Tel.: 91 364 40 50

infomadrid@archimadrid.es

 

Informática

Departamento de Internet

La Pasa, 5, bajo dcha.
Tel.: 91 364 40 50
webmaster@archimadrid.org

Servicio Informático
Recursos parroquiales
Petición de email

SEPA
Utilidad para norma SEPA

 

Search