Noticias

Viernes, 15 julio 2022 08:32

La Delegación de Laicos, Familia y Vida reafirma el «valor y don» que son los mayores en la Iglesia y en la sociedad

La Delegación de Laicos, Familia y Vida reafirma el «valor y don» que son los mayores en la Iglesia y en la sociedad

La Delegación de Laicos, Familia y Vida invita a los mayores a celebrar el próximo domingo, 24 de julio, la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores 2022, convocada en esta ocasión con el lema En la vejez seguirán dando frutos (Sal 92,15). Para ello ha organizado una Misa solemne presidida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, que dará comienzo a las 12:00 horas en la catedral de Santa María la Real de la Almudena.

«Los abuelos y los mayores constituyen un valor y un don tanto para la sociedad como para las comunidades eclesiales», aseguran en un comunicado conjunto los delegados de Laicos, Familia y Vida, María Bazal y José Barceló; el vicario para el Cuidado de la Vida, Javier Cuevas, y el delegado de la Salud, José Luis Méndez.

Ponen sobre la mesa asimismo cómo con «demasiada frecuencia» estas personas quedan al margen en las familias y en las comunidades civiles y eclesiales. Sin embargo, «sus experiencias de vida y de fe pueden ayudar a construir sociedades conscientes de sus raíces y capaces de soñar con un futuro más solidario».

Jornada mayores misa

Envejecer «es una bendición»

La de este año es la segunda edición de una jornada que nació impulsada por el Papa Francisco para la Iglesia universal en el marco del Año Familia Amoris Laetitia. Se celebra el cuarto domingo de julio, en torno a la festividad de san Joaquín y santa Ana (26 de julio), padres de la Virgen María y abuelos de Jesús.

En su mensaje de este 2022, el Pontífice anima a los ancianos a no vivir resignados o sin esperanza y alerta contra la «cultura del descarte» que «nos hace sentir diferentes a los más débiles y ajenos a sus fragilidades».

Es cierto, reconoce en primera persona, que la ancianidad «no es una estación fácil de comprender», nadie «nos ha preparado para afrontarla» y las sociedades más desarrolladas «ofrecen planes de asistencia, pero no proyectos de existencia». Ante esto, Francisco remite a las palabras del salmo de las que se ha tomado el lema de este año y exclama: «¡Envejecer no es una condena, es una bendición!».

Para esta época de la vida, el Papa ofrece un itinerario: cultivar la vida interior con la «lectura asidua de la Palabra de Dios», la oración –«el instrumento más valioso que tenemos» y «el más apropiado para nuestra edad»–, los sacramentos y la participación en la liturgia; cuidar las relaciones con los demás, fundamentalmente con la familia, los hijos y los nietos; y estar atentos a «las personas pobres y afligidas». «Es nuestro aporte a la revolución de la ternura», subraya el Sucesor de Pedro. En estos momentos de la historia, se necesita, abunda, «una conversión que desmilitarice los corazones».

Jornada mayores abuela

Indulgencia plenaria

Con ocasión de esta día, la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede concede indulgencia plenaria. Los fieles la pueden aplicar para sí mismos o para las almas del purgatorio. Se puede obtener haciendo las siguientes obras el día 24 de julio:

  • Ancianos. Participando en la jornada que se celebra en Roma o en las diferentes diócesis. Y, aquellos que tengan limitaciones de salud, siguiendo las ceremonias a través de la televisión, la radio o la web.
  • No ancianos. Visitando o acompañando, presencial o virtualmente, a mayores solos.

Estos actos deben ir acompañados de las condiciones habituales para las indulgencias: confesarse, comulgar, rezar por las intenciones del Papa y rechar todo pecado.

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search