25 aniversario de la catedral

Jueves, 23 mayo 2019 10:09

4 de noviembre de 1992: bendición de la cruz final

4 de noviembre de 1992: bendición de la cruz final

El 4 de noviembre de 1992 concluyeron las obras exteriores de la catedral de la Almudena con la colocación de una gran cruz de hierro que coronaba el templo. La cruz es de hierro forjado de 1.700 kilos de peso y 14 metros de altura, sobre una esfera dorada y una veleta, se encaja en una linterna de 5 metros de altura, la cual, a su vez, se asienta sobre la cúpula de la base octogonal, con cuatro ochaves y unos 18 metros de diámetro. En conjunto, la catedral alcanza unos 76 metros de altitud, por 100 de longitud y 60 en el crucero.

La catedral llevaba más de cien años construyéndose. Sin embargo, a partir de 1985 experimentó un nuevo impulso. «En siete años se ha percibido cómo Dios nos ha asistido y ha estado cerca de nosotros, el pueblo de Madrid, sea o no creyente» señaló el vicario episcopal, don Antonio Astillero, como recogen las páginas del diario El Mundo (5-11-1992).

Éste agregó que «con la cruz se acaba la obra arquitectónica exterior, pero queda la interior. Queda bastante por hacer, pero después de lo que hemos hecho parece una empresa fácil. Hemos gastado unos 2.000 millones de pesetas en las obras exteriores. Ahora necesitamos 600 millones de pesetas para adaptar el interior y esté digno para cuando sea bendecido por el Papa en junio de 1993».

El Ayuntamiento de Madrid y el resto de miembros del patronato de Almudena van a avalar los 600 millones de pesetas que se necesitan. «De todos modos, esperamos que los madrileños ayuden y sean generosos con una catedral que es la suya. Esperamos donativos en especie. Al construir la catedral, recibimos la donación del cemento que ha sido necesario. Los interesados que lo deseen pueden contribuir con bancos de iglesia y otros artículos que nos son necesarios», dijo el vicario.

El presidente de la Junta Técnica, don Álvaro Lacalle Leloup, también manifestó su satisfacción: «Estoy muy satisfecho, pero hay que valorar que ésta es una labor de todos. Hemos trabajado mucho y lo importante es que la catedral está terminada y la Virgen tiene su basílica. Empezamos con mucha ilusión y sin recursos, pero hemos llegado al final, y en la fecha prevista, porque gracias a la generosidad y al esfuerzo de otras se ha conseguido ir acelerando los trabajos hasta llegar al día de hoy. Lo que esperábamos ya se ha cumplido, y en la fecha prevista».

Días después, los madrileños pudieron celebrar la fiesta de su Patrona, ante la ya terminada Catedral. La solemne misa del 9 de noviembre fue presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, don Ángel Suquía, concelebró con más de cien sacerdotes, para honrar a la Patrona de la capital de España en su festividad. Al acto asistió también su Alteza Real la Condesa de Barcelona y la Corporación municipal presidida por el alcalde, José María Álvarez del Manzano, que renovó el Voto de la Villa a Nuestra Señora, y otras autoridades, como se ve en la fotografía de portada.

 BendicionCatedral

 

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search