Madrid

Sábado, 02 mayo 2020 12:32

«En la familia nos pastoreamos los unos a los otros»

Un domingo más, en este caso el Domingo del Buen Pastor, el arzobispo de Madrid invita a las familias a leer juntas el Evangelio (Jn 10, 1-10) y descubrir que, «de alguna manera todos somos pastores, nos pastoreamos los unos a los otros».

En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A este le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz: a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños». Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: «En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estragos; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.

El cardenal Osoro subraya que «el Buen Pastor nos habla de que el que no entra por la puerta es un ladrón, es un bandido», pero «ninguno de vosotros queréis ser eso: queréis ser puerta por donde todos puedan entrar». «Entrar por la puerta que es Cristo es escuchar su voz, es seguirlo, es dejarnos llevar por él, es amar como Él nos ha amado», asevera.

En este sentido, anima a hacerse varias preguntas a los distintos miembros de la familia: ¿Cómo cuido yo a mis hijos? ¿Cómo cuido a mis padres? ¿Cómo nos cuidamos los hermanos unos a otros?

Más vídeos de Pascua

 

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search