Noticias

Viernes, 01 octubre 2021 11:15

«La JMJ fue una nueva evangelización vivida por los jóvenes y un estímulo para superar el cansancio de la fe»

«La JMJ fue una nueva evangelización vivida por los jóvenes y un estímulo para superar el cansancio de la fe»

En su recorrido por la diócesis de Madrid, la cruz de la JMJ recaló este jueves, 30 de septiembre, en la parroquia San Juan de la Cruz, centro vital de la JMJ Madrid 2011 al ser colindante con las instalaciones de la Delegación Episcopal de Jóvenes. Proveniente del Arzobispado Castrense, la cruz llegó a la parroquia a mediodía, y, junto a ella, el icono de Santa María Salus Populi Romani, que siempre la acompaña.

Aprovechando esta ocasión única, la delegación organizó una Eucaristía de acción de gracias por la JMJ Madrid 2011 en su décimo aniversario. Presidida por el arzobispo emérito de Madrid, cardenal Antonio María Rouco Varela, a ella estaban invitados especialmente trabajadores y voluntarios de aquellos días, pero también familias de acogida y todos quienes vivieron el acontecimiento.

Allí estuvieron Cristina y Miguel, cuyas vidas están especialmente marcadas por la cruz de la JMJ. «Nos conocimos en la peregrinación que hizo por Madrid en 2010, precisamente para preparar la JMJ», explica Cristina (tal y como está sucediendo ahora para preparar la JMJ Lisboa 2023). Un año después, siendo ya novios, participaron en la jornada como voluntarios, atendiendo especialmente a personas con discapacidad. «En febrero de 2012 nos casamos y tenemos tres hijos». Una relación con la cruz que fue incluso física este jueves, cuando fueron propuestos, providencialmente, para llevarla en procesión hasta el altar al comienzo de la Misa.

JMJ Madrid 10 anos Misa 800x400 1

Francisco tenía 23 años en Madrid 2011; fue su primera JMJ y, de momento, la única, y por eso ya está soñando con Lisboa 2023. En el corazón se le quedó grabado el lema, Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe, y aquello que dijo Benedicto XVI sobre que «no podéis ir a Cristo en solitario». Por eso, para él la JMJ supuso «la incorporación definitiva a la Iglesia a través de la parroquia y una comunidad de vida».

Una conversión la de Francisco que también vivió Almudena en aquella jornada. En realidad, esos días «fueron mi segunda conversión». Nunca había vivido una JMJ, y a esta asistió ya no tan joven, pero con un entusiasmo propio de quien vive por primera vez en la Iglesia un gran evento mundial. Estuvo haciendo mochilas del peregrino, en el puesto de información de la calle Alcalá, en el servicio de orden en Cuatro Vientos… Vivió como un regalo poder ver al Cristo de la Buena Muerte una vez acabado el vía crucis de la Castellana, al que no pudo asistir por su servicio como voluntaria; y le impresionó «que el Papa no se fuese» en medio de la tormenta de Cuatro Vientos y «el silencio de la adoración» al Santísimo en la custodia de Arfe.

«Derroche de gracia» y «cascada de luz»

Durante su homilía, el cardenal Rouco describió aquellos días vividos en agosto de 2011 en Madrid como «un derroche de gracia» y, usando palabras del Papa Benedicto XVI, «una cascada de luz». La luz de la fe, añadió, en la que «se entiende la esperanza y se abre el camino del corazón para amar». El arzobispo emérito destacó el compromiso de toda la comunidad diocesana esos días, gracias a la cual los peregrinos del mundo entero encontraron en Madrid «un hogar, una casa de familia». Esta comunión eclesial tuvo mucho que ver, aseguró, «con esa apertura a Cristo de los que nos sentíamos impulsados a organizar y vivir» la JMJ.

La jornada de 2011 se vivió, describió el cardenal usando palabras del Papa Francisco, en salida, «hacia fuera». Su lema «era todo un mensaje evangelizador de una enorme vitalidad». Como dijo Benedicto XVI y recordó el purprado, la JMJ fue «una nueva evangelización vivida por los jóvenes y un estímulo para superar el cansancio de la fe». «Demos gracias a Dios –añadió– por ese servicio a la nueva evangelización».

Los jóvenes actuales, esos que se preparan para la JMJ Lisboa 2023, «han pasado por la experiencias de la COVID-19», pero no de una «manera superficial», aseguró el arzobispo emérito, sino tomando conciencia de que el hombre, «en un momento de desarrollo increíble», no es capaz de «controlar» ni humana ni médicamente una situación así. Esto lleva a «tomar conciencia de que la vida no es un paseo por el mundo», sino para «vivirla desde el fondo del amor de Cristo».

«El modelo de la JMJ es válido para el apostolado de los jóvenes de este momento», subrayó el cardenal Rouco, y animó a aquellos que se preparan para Lisboa 2023 a que vivan este tiempo «como un paso en el conocimiento de Cristo, en la fe, la esperanza y el amor». Junto al arzobispo emérito concelebraron el obispo auxiliar de Madrid monseñor José Cobo, y el obispo auxiliar de Lisboa monseñor Americo Aguilar. Entre los asistentes se encontraba la delegada episcopal de Jóvenes, Laura Moreno.

JMJ Madrid 10 anos Misa 800x400 3

Festival en la Almudena

Tras una semana en Madrid, en la que la cruz ha visitado la cárcel de Soto del Real, el hospital Fundación San José y la Cañada Real, así como la diócesis de Getafe, la sede de la Conferencia Episcopal y el Arzobispado Castrense, la cruz será despedida este viernes, 1 de octubre, en la catedral de la Almudena.

Durante el día, permanecerá expuesta en el interior del templo, y a las 20:00 horas se trasladará a la explanada donde se celebrará el festival Los jóvenes con la cruz de la JMJ. Con la mirada puesta en Lisboa 2023, habrá en primer lugar una peregrinación por todo el perímetro con la cruz, con una oración ante ella de todas las realidades de la diócesis en clave de comunión eclesial y sinodal. Seguirá con un concierto testimonio de Grilex, Paola Pablo, Toño Casado, Hakuna, María Valongo y Jesús Cabello, y concluirá con la vigilia de jóvenes de los primeros viernes de mes.

Durante el evento, el cardenal Osoro bendecirá una réplica de la cruz de la JMJ que peregrinará por las distintas vicarías de la diócesis hasta el 21 de noviembre, solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. El día 3 de diciembre, en la vigilia de jóvenes, se clausurará de forma oficial la peregrinación de esta cruz por la diócesis de Madrid.

Cruz de la JMJ sept 21 800x400 5

Más información sobre el décimo aniversario de la JMJ

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search