Noticias

Miércoles, 09 febrero 2022 10:23

Vigilia de oración por las víctimas de la trata: «Todas las personas tenemos que ser tratadas primorosamente»

Vigilia de oración por las víctimas de la trata: «Todas las personas tenemos que ser tratadas primorosamente»

La diócesis de Madrid celebró este martes, 8 de febrero, la VIII Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas con una vigilia de oración en la parroquia San Jerónimo el Real. Coincidiendo con la festividad litúrgica de santa Josefina Bakhita, y unidos a la Iglesia universal, el encuentro estuvo presidido por José Luis Segovia, vicario para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación.

«La trata de persona pertenece a esa categoría de pecados contra el Espíritu Santo, los pecados más difíciles de perdonar, y al mismo tiempo constituye un auténtico crimen contra la humanidad», aseveró. «Todas las personas tenemos que ser tratadas primorosamente», y ante esto, la trata supone una afrenta al hombre, que es imagen de Dios. Las personas víctimas tienen el rostro muy limpio, subrayó, «tan limpio como su corazón», aunque hayan sido «objeto de múltiples guarrerías abusivas de todo tipo, económicas, sexuales o laborales». La persona, añadió, no debe ser considera como un «medio, un instrumento o un objeto», sino «como un fin en sí mismo».

vigilia trata

La jornada se contemplaba como una forma de rezar y celebrar el cuidado, ante todo, del «buen Dios que apuesta con locura por todas las víctimas». «Él mismo, en la cruz, se hizo víctima para poder abrazar a todas y sanar de este modo su sufrimiento», explicó el vocario. También, «por escandaloso que resulte», se rezó por los abusadores y traficantes, «porque creemos en el infinito poder de la oración y porque con Dios todo es posible». José Luis Segovia concluyó dando las gracias a las mujeres: «Sois mujeres, benditas mujeres, las que estáis en primera línea de este pacífico y sanador frente de batalla contra la trata».

A lo largo de la oración, en la que se fueron leyendo textos para la meditación y la reflexión al hilo de la vida de Josefina Bakhita, los asistentes fueron colocando velas en torno a la imagen de la santa como ofrenda por las víctimas, y también por aquellos comprometidos en la transformación de estructuras económicas injustas. Se colocaron asimismo unas tenazas como símbolo de la ruptura de las cadenas que esclavizan. «Este es el momento oportuno de redescubrir y de dar perdón –se escuchó–. Ante el mal cometido, incluso crímenes graves, es el momento de escuchar el llanto de personas inocentes». El odio «es solo fuente de falsa ilusión y tristeza».

«Una aberración»

En esta línea, el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, había publicado unas horas antes en su cuenta de Twitter un mensaje en el que tildaba de «aberración» el hecho de «que hoy siga habiendo explotación y que se trafique con seres humanos, que son imágenes de Dios».

Durante el mes de febrero, Madrid seguirá haciendo memoria de las víctimas a través de la muestra Punto y seguimos. La vida puede más. Se trata de una exposición fotográfica que reúne 41 retratos de hombres y mujeres víctimas y supervivientes de la trata, organizada por el Departamento de Trata de Personas de la Conferencia Episcopal y la Comisión Diocesana contra la Trata, integrante de la Vicaría para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación de la diócesis de Madrid. La muestra se podrá ver del hasta el 15 de febrero en la parroquia San Jerónimo el Real (Moreto, 4), y del 17 al 27 de febrero en el espacio O_Lumen (Claudio Coello, 141).

© 2018 Archidiócesis de Madrid. CIF: R2800137H. Todos los derechos reservados - Login

Search